Andrea Bañuelos trabaja con las emociones que sentimos los seres humanos, y el control que nuestro cuerpo puede generar sobre ellas. La metodología de Alba Emoting sirve para conocernos y tomar conciencia de nosotros mismos.

Andrea Bañuelos es psicóloga y psicofisióloga. Se formó en Alba Emoting con la creadora del método, Susana Bloch, con quien visitará Córdoba el próximo 7 y 8 de abril. En México, país donde reside, se dedica a la difusión de esta metodología en el campo empresarial, y en el desarrollo humano y artístico. Pero… ¿qué es Alba Emoting?

“Este método nos enseña a entrar y salir de las emociones a voluntad propia, desde un ejercicio meramente físico”, explica la experta. De esta forma, el manejo del mundo de las emociones queda al alcance de cualquiera, como una herramienta práctica y sencilla.

AE permite a todas las personas inducir, expresar y modular las seis emociones básicas a partir de “patrones efectores”, que son el manejo de la respiración, la postura corporal y el gesto.

A través de un taller que tendrá lugar en el marco del 2º Congreso y Worshops en Inteligencia Emocional y Liderazgo Coach, Bañuelos dictará un taller con el objetivo de enseñar los patrones efectores respiratorios, gestuales y posturales para cada una de las seis emociones básicas: rabia, miedo, tristeza, alegría, ternura y erotismo. La idea es profundizar en experiencias personales para el uso práctico de Alba Emoting en la vida cotidiana.

“El objetivo es tomar conciencia del cuerpo a través de la respiración, aprender a modular la capacidad de expresión emocional, reconocer las emociones que uno experimenta cotidianamente y las que están más ocultas, incrementar la escucha y respuesta con los demás, mejorando la inteligencia emocional”, explica.

Bañuelos viene desarrollando su experiencia en Alba Emoting en México. “Allí tuve muy buenas experiencias. La gente llega abierta a experimentar y aprender de sí mismos”.

Lo que se entrega es el cuerpo, el alma y se procede a un descubrimiento del mundo emocional.

Lo importante es lograr desbloquearse. “Hay que soltar la toalla y ejercitar hasta llegar a las emociones”, dice.

A veces resulta muy complejo manejar lo que sentimos, y nos preguntamos: ¿Cómo hago para que este enojo que siento con respecto a una situación no me domine? Para la especialista es importante reconocer el momento en que nos empezamos a enojar –por ejemplo– para poder cambiar la respiración y relajar el cuerpo.

“Es algo físico que puedo hacer de manera muy simple, y que es más fácil que decirle a mi mente: tengo que cambiar de actitud, no debo ponerme así”, explica.

Bañuelos asegura que no hay nadie que esté en algún momento sin emociones. “Eso no existe, vivimos en un mundo meramente emocional. Siempre estamos un poquito alegres, un poquito tristes, y es saludable. Cuando reprimimos alguna emoción, nos enfermamos”.

Para informes e inscripciones al “2º Congreso y Worshops en Inteligencia Emocional y Liderazgo Coach” hacé clic acá.