Por Lic. Manuel Arce. Secretario de Gestión Humana de la Universidad Siglo 21.

Cuáles son las tendencias y qué hay que tener en cuenta para aumentar las probabilidades de éxito en el proceso.

Hay quienes piensan que las entrevistas de trabajo tradicionales quedaron obsoletas e insuficientes, y creo que tienen razón. Las respuestas de los potenciales candidatos son demasiado ensayadas, reiterativas y predecibles, así como también las preguntas que realizan los entrevistadores.

Aparecen entonces nuevas técnicas, modalidades y métodos con mejores resultados, acordes a un contexto cada vez más competitivo, que requiere de candidatos más y mejor especializados para el puesto que se busca ocupar.

Por ejemplo, ha evolucionado la forma de hacer entrevistas: ya no es necesario que la persona vaya a un lugar determinado y sea entrevistada por un panel de diferentes personas juntas, con la dificultad de coordinar las agendas de todos. Es cada vez más común el uso de la tecnología como Skype, que permite no sólo conectar entrevistadores y candidatos de manera remota (sin importar el lugar donde se encuentren), sino también filtrar y agilizar el proceso. Por lo tanto, es clave que las personas que estén en búsqueda de trabajo tengan acceso a dicha herramienta.

Para estar un paso adelante y conseguir desenvolverse a la altura de lo que hoy exigen los reclutadores de recursos humanos, se deben conocer las tendencias en entrevistas laborales y tener en cuenta algunas cuestiones básicas para aumentar las probabilidades de éxito en el proceso.

1. Preparación previa

Para llegar con ventajas a una entrevista de trabajo, lo primero que hay que hacer es prepararse. Hoy en día, existe mucha información en internet, por lo que es recomendable que la persona pueda investigar lo máximo posible respecto de la organización que lo va a entrevistar.

Es muy importante, también, ordenar el relato sobre nuestra experiencia, aportando, sobre todo, los logros conseguidos y los aprendizajes logrados.

2. Entrevista mediada por la tecnología

Cada vez es más frecuente que nos citen a entrevistas a través de Skype, por lo que hay que tener en cuenta ciertos aspectos fundamentales: cuidar que el nombre de usuario de la cuenta sea simple y aséptico; que la foto de perfil sea discreta; verificar que la herramienta funcione bien y saber cómo usarla; cuidar la vestimenta y el “escenario de fondo”, que la iluminación sea correcta, como así también evitar las distracciones y ruidos molestos.

3. Honestidad y actitud ante todo

Es clave que el candidato demuestre siempre actitud, naturalidad y honestidad. Ser honesto de lo que uno sabe, le gusta hacer y lo que no. La forma en que uno responde a los planteos, siendo creativo e innovador, son puntos que los entrevistadores valoran mucho.

Con seguridad, un candidato quedará descartado de un proceso si no es capaz de profundizar con claridad sobre lo que colocó en su currículum (CV) o sobre las competencias que declara tener.

4. Ser conciso y preciso

Hoy todo sucede muy rápido, por lo que el tiempo es oro. Por eso hay que ser preciso y conciso, respondiendo lo que se pregunta. Es un punto muy negativo cuando un candidato divaga sobre una pregunta, diciendo mucho sin responder lo que se preguntó.

Una entrevista de trabajo es una instancia de competencia entre varios candidatos, donde será seleccionado el que mejor sepa vender sus habilidades, competencias y experiencia, y por sobre todo, el que mejor demuestre contar con actitud y predisposición para adaptarse a la cultura de la organización. Por lo cual es importante prepararse para ser la mejor opción.

 

*Publicado originalmente en La Voz.