Durante las últimas décadas, los cambios tecnológicos vienen influyendo en la manera de enseñar. Hoy los estudiantes van a clases sosteniendo un teléfono en una mano, y en la otra un apunte. ¿Cómo será en unos años? ¿Cómo nos preparan las escuelas para el nuevo mundo?

El conocimiento está a un clic de distancia, aunque en los ámbitos educativos no está del todo incorporada la utilización de internet. El sistema de exámenes espera que los estudiantes respondan sin usar esta herramienta, que es a la que recurren habitualmente para resolver sus inquietudes, pero en el sistema educativo tradicional les piden que contesten de memoria.

Aunque parezca que nos estemos dirigiendo a una época en que el conocimiento es obsoleto porque todo está en internet, Sugata Mitra, un físico e investigador oriundo de la India, cree que la clave es el estímulo y propone un sistema de “entornos de aprendizaje auto ordenados”.

Su afirmación surge del resultado de un experimento que desarrolló en la India durante la década del 90, al que llamó El hoyo en el muro (Hole in the wall)

Mitra diseñaba programas informáticos al lado de Kalkaji, un barrio marginal en Nueva Delhi, y se preguntó cómo podría hacer un grupo de niños sin conocimiento de idioma ni de manejo de una computadora, aprender a programar en computación. Así comenzó el experimento. Hizo un hueco en la pared que dividía su oficina del barrio marginal y colocó una computadora para ver qué sucedía. Los niños se acercaron y él sin darles indicación alguna, se retiró.

El resultado le pareció asombroso.

Tras largas horas frente al ordenador, niños y niñas que no conocían ni el idioma inglés, ni la herramienta, aprendieron el funcionamiento básico y se auto enseñaron a usarla.

Los que adquirían el conocimiento más rápido enseñaban al resto. La misma experiencia se replicó en distintos barrios del país para ver cómo reaccionaban. Lo interesante es que el conocimiento surgía de manera no invasiva y sin la presencia de un profesor.

Al cabo de un tiempo, el investigador sumó a la experiencia a un par de adultos para que disparen algunas preguntas, del tipo de una abuela: “Wow, ¿cómo hicieron eso?” O afirmaciones como: “Yo nunca podría haber descubierto eso”.  Este rol de estimuladores, es el que Mitra cree que podrán adoptar los docentes del futuro. “El maestro solo plantea la cuestión, retrocede y observa la respuesta”, explica.

No se trata entonces de que el sistema educativo esté obsoleto, sino que lo novedoso es replantear el rol docentes, pensar planes de estudios que planteen grandes preguntas y mirar el conocimiento como el producto de la autoorganización educacional. “Hay que dejar que el conocimiento suceda”, dice el físico de la India.

Hole in the Wall revela que no hay límites de aprendizaje cuando surge entre pares y con la ausencia de maestros. Los chicos se autorregulaban para aprender entre ellos y con una sola computadora disponible.

Esto es lo que Mitra llama entornos de aprendizaje auto regulados.

A partir de su trabajo, Sugata Mitra obtuvo en 2013 el premio TED de Tecnología, Entretenimiento y Diseño, en el cual expresó: “En un mundo ideal, deberíamos tener grandes escuelas con grandes profesores absolutamente en todos lados. Sin embargo, la realidad es que siempre habrán lugares donde buenos profesores no puedan o no quieran ir. Si vamos a nivelar la cancha de la educación en el mundo, necesitamos un sistema alternativo que también prepare a los niños a entrar a un ambiente de trabajo tecnológico. Ayúdenme a construir una escuela en la nube, un laboratorio de aprendizaje en la India donde los niños se puedan embarcar en aventuras intelectuales al sentirse atraídos y conectados con mentores e información en línea”.

La Universidad Siglo 21 distinguirá a Sugata Mitra con un Honoris Causa. La ceremonia será el viernes 19 de agosto a las 18:00 en la Sede Campus. El Honorando brindará una conferencia abierta basada en su idea de una escuela en la nube que facilite el acceso a la educación a niños de todo el mundo.  El evento es gratuito y abierto al público.