MENU
Startup Stock Photos

by • 11 septiembre, 2015 • GeneralComments (0)1530

Design Thinking: una nueva herramienta para emprender

Emprender no es una tarea sencilla: conlleva muchas horas de planificación, organización de ideas y ejecución de planes de acción. Para facilitar este proceso, una nueva tendencia está pisando fuerte en el mundo del emprendedurismo: el Design Thinking.

Si bien este concepto nace desde el mundo del diseño industrial, actualmente este tipo de metodología puede aplicarse a cualquier disciplina, ayudando a pensar soluciones innovadoras a problemas o necesidades que tienen los usuarios.

 

El Design Thinking es una metodología para desarrollar la innovación centrándose en las personas, y a partir de la cual se pueden observar los públicos, detectar necesidades y solucionarlas.

 

En una entrevista para Universidad Siglo 21, Gonzalo Leguizamón, fundador de la agencia de estrategia, comunicación y desarrollo humano “Damasco”, explica que el Design Thinking es una “metodología que tiene algunas premisas para su implementación, donde la primera de todas consiste en ‘centrarse en el usuario’”. Gonzalo considera que este es el aspecto diferenciador de esta herramienta de trabajo, puesto que “durante todo el proceso hace pensar y compartir experiencias con el público para el cual estás trabajando” como emprendedor.

 

Para aplicar esta herramienta, Leguizamón propone seguir cinco pasos: “en primera instancia, antes de generar cualquier tipo de solución o idea, el Design Thinking propone empatizar”. Y agrega que para lograrlo hay que investigar, convertirse “en una especie de detective” y observar muy bien el contexto en el que se quiere operar. Esta etapa es importante puesto que ayudará a identificar a ese “otro” que será representativo del público al que queremos apuntar con nuestro negocio.

 

En una segunda instancia, “tenemos que interpretar toda la información relevada a través de las observaciones”. En esta etapa se intentan identificar cuáles son los problemas que nuestros usuarios necesitan resolver y cuál es prioritario. “Estamos muy acostumbrados a buscar una solución inmediata a todos los problemas, pero es fundamentar sumergirnos en las profundidades del problema porque seguramente sea ahí donde podamos identificar el punto de partida para una solución realmente innovadora”, explica el especialista.

 

En tercer lugar se encuentra la etapa de la ideación. Es aquí donde comienzan “los procesos creativos para generar ideas: brainstorming, mindmapping y otras técnicas para generar múltiples ideas”. De acuerdo a Leguizamón, en esta instancia lo interesante es que “las ideas son generadas sobre una base de investigación previa basada en la observación de las costumbres y contexto del usuario, y sobre todo de sus necesidades”. Es por esta razón que empatizar es de vital importancia, puesto que definirá el resto del procedimiento y tendrá incidencia en el éxito o no de la herramienta.

 

Una vez que se tiene una buena cantidad de ideas, llega la cuarta etapa cuyo propósito es la convergencia de las ideas que mejor pueden funcionar en la solución de los problemas identificados. Para seleccionar estas ideas habrá que llevarlas “al primer campo de la acción, convirtiendo esa idea en un prototipo para poder testear ‘en vivo y en directo’ cómo los usuarios utilizan mi producto o servicio, satisfaciendo su necesidad o resolviendo un problema”. Es decir, en esta instancia se crea un prototipo de la solución que creemos mejor para la necesidad del usuario.

 

Finalmente, la quinta etapa del proceso del design thinking propone testear lo que se está ofreciendo como solución, poner a prueba el prototipo. Es importante destacar que cada una de estas instancias son iterativas, es decir, que uno puede “pasar por las etapas la cantidad de veces que sea necesario” hasta encontrar la solución adecuada, haciendo que la curva de aprendizaje sea siempre ascendente.

 

Lo más innovador del Design Thinking “consiste en la facilidad de aplicar esta herramienta”, explica Leguizamón, quien además se desempeña como Coach ejecutivo en IAE Business School. En este sentido, enumera cinco premisas fundamentales de la herramienta:

“1. Centrarse constantemente en las personas para las cuales se está diseñando: Lo más importante del proceso es la persona, no el producto o servicio que estoy diseñando.

  1. Enfocarse en el problema: comprender realmente cuál es el problema es uno de los mayores desafíos.
  2. Tener conciencia del proceso: implica ser paciente y respetuoso de las etapas que propone la metodología y confiar en los nuevos descubrimientos que voy obteniendo a medida que paso por ellas, por más que necesite volver a empezar el proceso en reiteradas oportunidades.

 

  1. Comunicar visualmente: es parte clave, para cuando queremos poner a prueba lo que estamos ofreciendo como solución. Implica contar nuestras ideas, a través de imágenes, objetos, experiencias, etc. para poder observar también la relación entre el usuario y la solución propuesta.

 

  1. Aprender haciendo: esta es una premisa clave de toda metodología ágil. Nunca vamos a aprender si nos quedamos en la planilla de Excel o en los libros. Debemos salir a la calle lo antes posible, para aprender e ir ajustando nuestras hipótesis a medida que vamos testeando “en vivo” lo que queremos ofrecer”.

 

Para concluir, el diseñador explica que el Design Thinking es una herramienta versátil, capaz de complementar perfectamente a otras herramientas del mundo de los negocios como lo son el Canvas de Modelo de Negocios y el Canvas de Propuesta de Valor, ambos “muy útiles para comprender y diseñar la columna vertebral de cualquier proyecto: su propuesta de valor”.

 

Compartí en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>