Entrevista a Jorge Fantin*. Director de la Maestría en Dirección de Negocios y Tecnología de la Universidad Siglo 21.

Las empresas disponen hoy de una fuente casi ilimitada de tecnología, pero el gran reto está en cómo utilizar esa tecnología para transformar los procesos y los modelos de negocio, para así crear ventajas competitivas sostenibles. Conversamos con Jorge Fantin sobre los nuevos desafíos en la administración de los negocios.

¿Qué significa administración o dirección de negocios?

En el mundo de los negocios, administrar es sinónimo de gerenciar y en este contexto decimos que administrar o dirigir un negocio es tomar decisiones estratégicas, consistentes en la mejor manera de emplear los recursos y competencias a disposición para alcanzar el logro de los objetivos previamente fijados.

El administrador decide la adquisición, uso y disposición de recursos, la contratación, gestión de la fuerza laboral, la elección del portafolio de productos y/o servicios con los cuáles la empresa va a competir en aquellos mercados, también definidos por la administración. Además, elige cómo, dónde y contra quién competir.

Si bien algunos se refieren al “management” como una ciencia, lo cierto es que se trata de un arte, para cuyo ejercicio se suele recurrir al auxilio de ciertas ciencias y tecnologías.

Por ello, su aprendizaje no puede estar circunscripto al estudio de un conjunto cerrado de marcos teóricos, sino que debe extenderse al análisis de casos y la realización de ejercicios y trabajos prácticos.

¿Cuáles son los principales cambios que está viviendo?

Desde el macro entorno hay factores de tipo político, económico, social, tecnológico, ambiental y legal que influyen en nuestro mundo. La actividad empresarial no se encuentra inmune a estos factores y cada vez que se producen cambios en alguno de ellos, esto genera interferencias en la marcha de las empresas. Estas interferencias, que en conjunto llamamos “oportunidades” y “amenazas”, son las que los gerentes deben detectar y analizar para estar en mejores condiciones de tomar decisiones acertadas en relación al futuro de sus organizaciones.

Cada factor se debe estudiar por separado, y según la actividad y el mercado, tendrán un impacto diferente.

Hay muchísimos cambios sucediendo simultáneamente y todos ellos presentan desafíos y oportunidades para todo tipo de empresas.

¿Qué desafíos enfrentan los directivos?

Los desafíos son numerosos y aparecen nuevos constantemente. Si a los cambios en el macro entorno le sumamos los derivados de las acciones propias de los competidores, proveedores y clientes, tendremos un escenario sumamente complejo que obliga a los directivos a estar muy alertas y preparados si es que quieren asegurar la supervivencia de sus organizaciones.

Es difícil mencionar tan sólo algunos desafíos, pero vale la pena señalar el rol disruptivo que está teniendo la tecnología en numerosas industrias y cómo esto puede determinar tanto la desaparición de muchas empresas, así como también el nacimiento de otras. Prácticamente no hay industria que no se vea amenazada por la aparición de soluciones tecnológicas capaces de poner en duda el valor estratégico de los recursos hasta ahora considerados clave para el éxito de los jugadores tradicionales.

¿Cómo impactan las tendencias tecnológicas en las empresas?

En realidad impactan en todo. Cuando hablamos de tecnología nos referimos a todos aquellos mecanismos y conocimientos que nos permiten transformar el entorno para satisfacer nuestras necesidades. No hablamos sólo de tecnología de la información o de dispositivos electrónicos o software, sino que la idea es mucho más amplia.

No nos quedemos sólo en la idea del hardware electrónico o en el software porque esa sería una mirada absolutamente parcial de lo que debe entenderse como tecnología.

Es claro que las nuevas tendencias tecnológicas, en tanto significan potencialmente un desafío al statu quo, representan desafíos y oportunidades.

Los que dominan las tecnologías del presente, pero carecen de la capacidad de entender y adoptar las del mañana, verán seriamente amenazada su supervivencia.

¿Qué herramientas y capacidades es necesario manejar para enfrentar el nuevo contexto?

Es muy largo, pero me atrevo a mencionar las siguientes:

  • Capacidad de observación para detectar los cambios incipientes que vayan teniendo lugar en el macro entorno.
  • Voluntad y valor para cambiar, aun cuando ello signifique arriesgar en parte una cómoda posición en el presente.

Los que sobreviven son aquellos que tienen capacidad para adaptarse a los cambios. Y aquellos que puedan detectar esos cambios con la mayor anticipación contarán con más tiempo para gestionar ese proceso de adaptación. Es una cuestión de sentido común.

 

*Jorge Fantín es un reconocido especialista con más de 25 años de experiencia gerencial. Es Ingeniero Electrónico (UBA), Magister en Finanzas (UTDT), MSc in Management y SloanFellow (London Business School).