El fútbol, además de alegrías y tristezas, podría ser una gran cuota para el crecimiento económico de un país. Y sólo por nombrar al deporte que más moviliza a los latinoamericanos, porque la industria deportiva en general tiene grandes ingresos.

Para hacerse una idea de lo que significa “grandes”, para 2017 proyecta generar USD 90 billones, con un crecimiento del 5% anual. Incluso tiene un ritmo más acelerado que el PBI de muchos países de la región. Por ejemplo, el gasto en deporte crece a un ritmo equivalente a 1.8 veces el crecimiento del PBI de Brasil.

América Latina representa el 6% del mercado de eventos deportivos a nivel mundial o USD 4.5 billones, de los cuales casi el total, es decir USD 4 billones, se encuentran conectados con el futbol. Le siguen, en orden de importancia, el tenis y la fórmula 1. Para alcanzar esa cifra, el principal contribuyente en términos económicos son los derechos de transmisión que concentran, aproximadamente, el 38% de la generación de ingresos, luego continúan las transferencias de los deportistas entre clubes.

A nivel global, los derechos de televisación ocupan el tercer lugar en facturación, mientras que para nuestro continente es casi su única fuente de ingresos, ya que las demás categorías de ingresos, como tickets, sponsoreos y merchandising aportan muy poco.

Aún es la TV el principal medio de comunicación para las retransmisiones, pero las redes sociales están creciendo en importancia, obligando a las empresas mediáticas y de entretenimiento a experimentar en las nuevas plataformas, como Twitter y YouTube. Éstas siguen siendo complementarias, pero aumenta la necesidad de desarrollar experiencias en los canales digitales, porque para acercarse a lo que está sucediendo basta con comparar las cuentas del pajarito de Lady Gaga y Lionel Messi. La estrella del pop tiene 65.4 millones de seguidores, mientras que el argentino suma 1.9 millones y su club, el FC Barcelona, 20.1 millones.

Confirmando que son cuna de muchos de los mejores futbolistas del mundo, Brasil y Argentina son los países que salen mejor parados si hablamos de las trasferencias de deportistas, ya que el saldo resultante entre la compra y la venta es positivo para ambos. Los verde-amarillo lideraron el ranking de 2016 enviando 806 jugadores y recibiendo 678, mientras que nuestro país recibió a 451 deportistas y distribuyó por el mundo a 512 de los suyos. Así se ubicó en el quinto puesto de “productores” de astros de la pelota del mundo, y el segundo lugar, teniendo en cuenta sólo a Latinoamérica.

De esta manera, la confederación que nuclea al futbol sudamericano, la CONMEBOL, fue una de las que mayor cantidad de deportistas transfirió, enviando 1474 y recibiendo 1074 e internamente llegó a los 1114 jugadores. El equivalente en ingresos ascendió a USD 626.7 millones, mientras que el gasto fue de USD 182.6 millones. En cantidad transferencias, primera está la UEFA (Europa). Según la FIFA, hubo 14.591 transferencias por un valor de USD 4.8 billones, y estos números hicieron que el 2016 se convierta en un año de record mundial en pases. Este año recién empieza, habrá que ver con qué sorprende.