Una encuesta realizada a fines del 2016 revela que el 62 por ciento de los estudiantes de la Universidad Siglo 21 tiene intención de emprender un negocio propio en el corto plazo.

¿Cómo se ven a futuro? ¿Cuáles son las principales dificultades que detectan? Un informe realizado a fines de 2016 por la Secretaría de Investigación y el Centro de Emprendimiento e Innovación de la Universidad, describe el perfil emprendedor del estudiante universitario.

La metodología utilizada para la investigación consistió en enviar encuestas vía mail, la cual fue respondida por 517 alumnos y realizar una encuesta telefónica a 254 estudiantes. A partir de la muestra telefónica los autores encontraron que “el 62 por ciento tiene la intención de emprender un negocio propio en los próximos 1 a 5 años. Dentro de este porcentaje, el 46 por ciento son mujeres y el 54, son varones”.

En respuesta a esta inquietud creciente de los alumnos, las carreras de grado de la Universidad Siglo 21 incluyen dos materias: “Innovación para nuevos negocios” y “Herramientas digitales para emprendedores”.

De esta manera, “si aumentan las habilidades, aumenta la confianza en sí mismo para emprender”, dicen los investigadores.

“Se denomina emprendedor a la persona que es capaz de reconocer una oportunidad de negocio y ante ella tomar la decisión de conseguir los recursos necesarios para poder poner en marcha su propio proyecto empresarial. En este proceso, el emprendedor invierte dinero, tiempo y conocimientos, arriesgando sus recursos y su prestigio personal, pero buscando recompensas económicas y personales”, explica Antonio Moriano en El perfil psicosocial del emprendedor universitario.

Una de las claves para iniciar un emprendimiento es “hacer experimentos de validación: salir del escritorio a la calle y de la idea al ensayo”. Por ello es recomendable que los alumnos emprendedores puedan absorber metodologías que ayuden a testear y validar sus productos. Ejercicios como “la pre-incubación” son importantes para adquirir herramientas que les ayuden a revisar y mejorar las ideas. No hay peor emprendedor que aquel que está tan “enamorado de su idea” que no escucha los consejos de inversores.

Para que un emprendimiento tenga éxito, el emprendedor necesita estímulos ambientales que favorezcan la resolución de los problemas y le provean recursos que le permitan sostener las acciones necesarias para lograr los objetivos. Estos estímulos facilitadores pueden venir de sus familiares, amigos y organizaciones sociales, públicas y privadas. A su vez, este apoyo puede dividirse en “emocional” y “económico o financiero”.

El estudio revela que aquellos alumnos que quieren emprender perciben un apoyo emocional de organizaciones privadas y públicas de carácter deficitario.

“Probablemente, esto sea un reflejo de que las estructuras públicas están desactualizadas y no se conocen mecanismos actualizados que estimulen y motiven, desde el ámbito público”, explican los autores. Por citar un ejemplo: No se conocen espacios de coworking gratuitos. Otra visión complementaria es la percepción de que “no hay un sistema”, sino un lugar de buenas intenciones, pero desarticulado.

En otras palabras, la percepción es que resulta muy difícil tener acceso a ayuda económica de instituciones públicas y privadas. En atención a esto, recomendamos enseñar a los emprendedores a entender el mundo desde la visión del inversor, más allá de la visión propia del emprendedor.

 

¿Por qué ser emprendedor?

Lucas Emma y German Merlo son graduados de la Universidad Siglo 21 y fundaron Social Tools, una plataforma que ayuda a community managers a crear concursos y promociones en redes sociales y, a través de Postcron, a programar contenidos.

“Hoy pasamos de 10 clientes a 150.000 en 30 países en menos de dos años”, dice el CEO, Lucas Emma. “Emprender es un estilo de vida, es tomar tu vida y tu trabajo en un mismo camino. Te levantás pensando en tu trabajo y te acostás pensando en tu trabajo, al mismo tiempo es algo que te apasiona”.

Otra plataforma pensada en el servicio al consumidor es la que creó Lucas Lescano Vélez. Fundador de Compareencasa.com. Se trata de un comparador online de seguros que ayuda a los usuarios a ahorrar dinero. Para Lucas “emprender es hacer algo que te gusta con la gente que querés hacerlo. Es clave que sea una pasión, que te divierta y que estés con el grupo correcto”, dice.

Inspirada en su propia necesidad, Carolina Costa fundó Tienda Aló, una plataforma de e-commerce para distribuir productos de indumentaria. “Con mi hermana desde los 18 empezamos a trabajar en moda. Hablamos con la tutora de la carrera Diseño en Indumentaria y surgió esto que nos interesaba”. Carolina cree que su paso por la universidad le ayudó a entender que emprender es “una forma de trabajo y un estilo de vida. Es ser independiente y elegir tu destino”, explica.

Marcos Martínez estudia Ingeniería en Software y es Socio y Gerente de Tecnología en Fligoo, una empresa tecnológica con sede en San Francisco, Chicago (ambas en Estados Unidos) y en Córdoba.

Juan José Weibel y su socio José se conocieron escalando. Con el tiempo pensaron en crear una empresa de fabricación y diseño para deportes de aventura y actividades al aire libre. Así nació Drow Equipamiento. El año pasado obtuvieron un crédito y se están expandiendo a otras actividades como crossfit, gimnasio, trekking y pesca.

“Emprender es tener tu propia empresa y hacer lo que te gusta con la gente y la forma que te gusta”, opina.

Con apenas 22 años, Jimena Flores se animó a fundar Segno IT, una empresa dedicada a crear software para brindar a las Pymes soluciones de comunicación interna y externa. “No entiendo otra forma de trabajo que llevar las riendas de mi propio emprendimiento”.

Ser emprendedor es una decisión de vida, y uno de los valores que sustenta la Universidad Siglo 21. Trabajar el “temor a ser emprendedor” y ajustar la percepción hacia la realidad de que “puede ser alcanzable” el deseo de tener un negocio propio son dos grandes pasos para comenzar un nuevo camino. ¿Estás preparado?