MENU
Oberto1

by • 30 julio, 2015 • Destacados, Educación, General, Management y EmprendedurismoComments (0)920

Fabricio Oberto: las instituciones deportivas deben trabajar en una estructura que genere resultados a largo plazo

El mundo del deporte ha cambiado en los últimos años, obligando a clubes y organizaciones deportivas a adaptarse a nuevas realidades y exigencias de mayores competencias y habilidades para poder sobrevivir, proyectarse y lograr un crecimiento sostenido.

Esta nueva realidad trae aparejada una inmediata necesidad de profesionalización de la gestión deportiva en todas sus áreas: Management, Finanzas, Recursos Humanos, Legales, Marketing y Comunicación, etc.

Frente a este contexto, la Universidad Siglo 21 junto al ex basquetbolista de la NBA, Fabricio Oberto, diseñaron la Diplomatura en Gerenciamiento y Profesionalización Deportiva para impulsar la formación de dirigentes de entidades deportivas, ex deportistas e individuos que estén involucrados en emprendimientos deportivos, a partir del desarrollo de nuevas competencias que les permitan planificar a largo plazo, cumplir objetivos y resolver conflictos.

Entrevistamos a Fabricio Oberto acerca de esta temática, las necesidades actuales de las instituciones deportivas y su experiencia en el deporte profesional.

 

¿Cuáles son las competencias que debe desarrollar el dirigente de una institución deportiva?

Fabricio Oberto (F.O): “Muchas veces (las instituciones) tienen la suerte de que se trata de profesionales que se pueden adaptar a la parte deportiva o pueden entender lo que es una gestión deportiva. Creo que es estar capacitado para ver el nuevo mundo de lo que se viene en deporte, ya sea amateur o profesional. Con su parte organizativa o profesional, voy a entender cómo son los valores del deporte, cómo transmitirlos. Los clubes hoy en la Argentina tienen la posibilidad de buscar esa fuente, esa información que antes era a prueba y error, y encontrar mejores caminos para resolver problemas en una estructura, en una entidad. De ver cómo pueden generar que un club no sea simplemente algo que cada un año deba cambiar la comisión o la subcomisión que lo está llevando por falta de fondos”

 

¿Cómo considerás que deben ser las planificaciones de las instituciones deportivas?

F.O:“Generalmente lo que suma es el proyecto a largo plazo, no el resultado inmediato. Actualmente vivimos en un continuo vértigo de querer ver resultados inmediatos y no trabajar en dejar una estructura para que te genere más resultados en un poco más de tiempo. Esa política, esa forma de ver el deporte es lo que se viene y lo que se va a trabajar junto a todos los dirigentes y deportistas”.

 

¿Cómo fue armar la Diplomatura en Gerenciamiento y Profesionalización del Deporte?

F.O: “Este ha sido un proyecto que ha llevado un par de años en tomar forma. Si bien nos preparamos por bastante tiempo para que salga y tener los profesores los docentes o las personas que van con cada módulo, creo que este año se espera seguir trabajando y seguir mejorando.  Creo que es un proyecto de un largo camino. Siempre se puede seguir mejorando y personalmente yo también ir aprendiendo y poniendo la teoría en los lugares desde los que me tocó vivir”.

 

¿Qué experiencias buscás compartir con los alumnos de la Diplomatura?

F.O: “La enseñanza que tengo presente la verdad es la de la experiencia vivida con todos los equipos de los que formé parte. Ya sea de los que hacían las cosas medianamente bien y los que hacían las cosas súper bien. Se trata de encontrar el punto medio para poder justamente comunicar esa enseñanza. Por ahí uno dice en San Antonio vivía esto, en Washington vivía esto otro… es tratar de bajarlo a tierra, trasladarlo a muchos clubes o dirigentes que quieren hacerlo de la mejor forma posible. A lo mejor en el club de la ciudad o en el club del barrio, dónde sea.  Y muchas veces es proyectar esas ideas, esas formas de hacer, que ellos puedan ver cómo lo pueden hacer. Darles esas herramientas”.

Fabricio explica que muchas veces faltan esas herramientas y es allí en donde se debe realizar el cambio. Y agrega: “Como dirigentes, de a poco ir haciendo más y formando -también- cada vez más a los dirigentes usando la experiencia que ya hay en los clubes, pero aportando desde las propias vivencias. Para mí, tener esa treta de haber vivido en San Antonio Spurs, una organización de tal magnitud que tiene como 15 años y es la franquicia número uno en deporte en Estados Unidos, es seguir pasando esa teoría a ideas y decir, ‘ellos lo hacen de esta manera, vamos por ahí’. Creo que los profes que están en la Diplo están muy capacitados para eso, para transmitir ese mensaje.

 

En cuanto a los Spurs, ¿cuál fue el aprendizaje que te llevaste de Popovich, tu entrenador?

F.O: “Es una de las personas de las que más he sacado provecho. Por lo culto que es, por todo lo que sabe, su experiencia y la forma de pensar que tiene manejando jugadores, el trabajo en equipo, creo que es de las personas que mejor lo han hecho todo. En muchos aspectos, no sólo en la parte del básquet. El solo hecho de tener una relación con él, poder hablar o poder estar cerca del equipo que maneja o poder mantener una conversación con él siempre suma y creo que influye también en la forma en que nosotros los jugadores llevamos todo. Al final del día es un deporte, es un juego. Sin duda hay ganadores y perdedores, pero bueno uno hace todo para que las cosas salgan bien como lo puede hacer un dirigente pero a veces no sale y también hay que saber sobrellevar eso”.

 

¿Qué consejo le darías a los jóvenes que persiguen un sueño pero lo sienten muy lejano?

F.O: “Creo que por ahí lo que hay que tener presente es esa constancia de seguir haciendo las cosas. Yo creo que si uno le pone suficientes ganas y todos los días tiene una constancia de seguir haciendo, se llega. Probablemente lo que se va dando no es lo que uno esperaba pero siempre va a estar más cerca del objetivo. El problema es cuando uno lo hace intermitentemente o directamente no lo hace. Uno no se levanta todos los días con las mismas ganas pero hay que mentalizarse y decirse lo que se quiere lograr: “Quiero jugar en la NBA, quiero jugar en la NBA” uno tiene que trabajar siempre. Hay jugadores que tienen más talento que otros pero los trabajadores son los que finalmente logran, y para mi es esa la clave”.

 

Indagando un poco más sobre tu accionar por fuera del deporte… ¿Cuáles son los proyectos que tenés vigentes?

F.O: “En cuanto a los proyectos actuales está la música, el programa de radio y el proyecto de la página en Internet, que es tratar de generar un espacio donde coordinemos todos los gustos, gente que sepa un poco de todo entre ‘Nerds’ y comics, hablar de muchos temas, buscar alternativas, tener charlas con invitados, hacerlo lo menos preparado posible para sorprender a la gente, que no digan “esto está guionado”, no quiero eso. Entonces nos lleva trabajo, lleva mucho trabajo ir probando, prueba y error. Pero es la forma. Y creo que a eso lo podemos usar todos los días”.

Además, Fabricio nos comentó acerca de su línea de vinos, un emprendimiento que lanzó en 2008 con la bodega Alta Esperanza.

 

¿Cómo empezaste con la idea de emprender en el campo de la elaboración del vino?

F.O: “Comenzó cuando me fui alejando un poco más del básquet, y sin duda es una forma de comenzar de cero. Es decir, no sé nada de vinos, tengo que aprender. Y creo que esas son las cosas más interesantes: que uno puede tener bastantes aprendizajes. Siempre pienso que uno tiene que ir recolectando sabidurías y saber un poco de todo. Mientras más cultura o cuánto más sepa sobre diferentes temas uno puede tener un pensamiento más abierto, y creo que esta fue la alternativa. Soy bastante alternativo en eso, ya sea en la música o todas las cosas que hago. Incluso la bodega está en Tinogasta, Catamarca, y no en Mendoza, porque me interesa también buscarle otro grado de dificultad, y la verdad lo estoy disfrutando mucho”.

La experiencia compartida por Fabricio Oberto nos deja en claro que la organización, la definición de una estructura, roles y objetivos son necesarios para obtener resultados favorables. Pero más importante es comprender que los proyectos que se planifican a largo plazo son los que tienen más fuerza, logrando mejores resultados y por mucho más tiempo. La perseverancia y el trabajo constante son dos elementos fundamentales para hacerlo.

Compartí en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>