MENU
Fabiana Renalut

by • 19 febrero, 2016 • Marketing y ComunicaciónComments (0)4854

¿Habrá que resucitar a Steve Jobs?

Por Lic. Fabiana Renault.* Directora de CREA – Diplomatura en Creatividad e Innovación. Escuela de Negocios de la Universidad Siglo 21. 

Walt Disney fue muy listo. Bueno, en realidad todavía ES muy listo… por si acaso se muriera la magia, las industrias Disney se aseguraron retener al mago congelándolo.

El histórico CEO de Apple se fue y nos dejó ya casi la certeza de que nada será igual.

En estos últimos meses, incluso, pareciera que advirtieron el derrumbe y entonces a los cientos de notas, libros y películas que pintaban al genio de la innovación como monstruoso, ahora a la luz de los números (en baja) aparecen publicaciones que revelan a otro genio, más humano, más sensible… ¡Hay que resucitar a Steve!

Lo que ambas compañías nos dejan en evidencia es que hasta el siglo pasado, no existían empresas innovadoras, sino personas que lideraban verticalmente y hacían los milagros de la disrupción. No era la cultura de una organización, era su CEO. Y su saber era celosamente mezquinado, su liderazgo era vertical y su conocimiento partió con él, ¡quién sabe qué maravillosas app está desarrollando allá arriba!

Hoy se rompe este paradigma. Tanto que la innovación se vuelve prácticamente un valor de época.

Hoy se espera- y se celebra- que un médico, un agente de viajes, un supermercado y hasta un Papa, sean innovadores.

Y desde luego, eso se espera de todas las posiciones de una empresa, de cualquier emprendedor, de cualquier relación humana incluso y desde luego de los mismos educadores.

Salman Kahn, por ejemplo, derriba los formatos tradicionales (¿debiera llamarlos viejos?) y propone que los niños deben ir a la escuela a hacer la práctica, y en casa, de manera atractiva, ver la teoría (¿acaso no están todo el día frente a las pantallas?). Y así revoluciona el aprendizaje desde la Kahn Academy y sus millones de videos que hasta hacen divertida las matemáticas!

Ahora bien, ¿cómo se agrega valor a una gestión? ¿cómo nos reinventamos? ¿cómo estimulamos al emprendedor interior? ¿cómo pensamos ideas con impacto? ¿cómo potenciamos nuestra inteligencia interpersonal para ser líderes que inspiran y no que dan órdenes?

Los creativos más puristas afirman que no hay técnicas para lograr la generación de ideas. Y yo, que hace casi 25 años que formo creativos, les doy la razón.

Sin embargo, y justamente por esas tantas décadas trabajando como creativa publicitaria y a la vez formando creativos den el ámbito académico, creo que sí se puede entrenar la Innovación. La gestión del cambio y de las emociones, el liderazgo creativo. Y obviamente, la ideación.

No sólo se puede aprender a innnovar, sino que estamos obligados a hacerlo.

La Neurociencia ha descubierto que nuestro cerebro es vago. Que vivimos usando el hemisferio izquierdo y que si aprendemos a pensar con el derecho, llegaríamos a procesos de pensamiento que no dependen incluso de nosotros, sino de las nuevas asociaciones de lo todos ya hemos visto.

Me gusta hablar de OBSERVASOCIAR. Que es observar asociando.

Austin Kleon autor del Best Seller “Steal like an artist” (roba como un artista) derriba el prejuicio respecto del robo de ideas, develando que todos los movimientos artísticos han robado de los anteriores para poder existir.

Entonces, podemos aprender a “robar”. Y estaremos siendo más creativos.

Robar también de los procesos creativos de otros.

Hoy lo más innovador de Samsung no es un celular, sino la Smart bike. Parece que Samsung descubrió el secreto de Apple y su “salto en el pensamiento”.

Mohamad Yunus, Economista y nobel de la Paz creó el banco de los pobres, su tasa de repago es de 96.7%; hasta entonces nadie antes había pensado que en la base de la pirámide había una oportunidad para un banco.

El pez león era una plaga que devoraba toda la diversidad marina del Caribe, muy difícil de exterminar. Hasta que alguien se preguntó si la solución era exterminarlo. Y se propuso probarlo y convertirlo en un plato gourmet. Y así fue que hoy la amenaza desapareció y hasta la economía de los pobres pescadores tuvo una nueva oportunidad.

Hay que dejar de pensar que sólo un puñado de genios tiene la capacidad de Innovar. Todos podemos, porque paradójicamente el motor que necesitamos es un buen problema, y eso es lo que nos sobra.

Entender los nuevos paradigmas, incorporar los nuevos valores de época, entender los procesos de las mentes creativas de otros, conocer cientos de metodologías hasta encontrar la propia, resetear nuestro proceso de pensamiento y desafiarnos a nosotros mismos parece ser una ardua tarea.

Pero ciertamente será mucho más sencillo que resucitar a Jobs.

 

*Fabiana es Licenciada en Publicidad, formada en neurociencias y Design Thinking. Creativa Publicitaria hace casi tres décadas, actualmente desde su propia consultora Creativos Extramuros. Directora de CREA – Diplomatura en Creatividad e Innovación. Escuela de Negocios de la Universidad Siglo 21. 

 

 

Compartí en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>