Egresada de la Universidad Siglo 21 y diseñadora de indumentaria y textil, Florencia Malem, continuó sus estudios en Francia y actualmente se desempeña como asistente de estilo en Première Vision, líder mundial en la realización de eventos relacionados con la industria de la moda y con base en París.

La historia de Florencia se suma a nuestro listado de graduados que se animaron a ir más allá, a explorar nuevas oportunidades, a desafiar lo establecido, al igual que Alejandra Simonetta o Sofía Durán, entre otras, quienes también está desarrollando una experiencia profesional en el exterior.

La experiencia de Florencia es un gran motivador para la formación continua en cada una de las carreras que nuestros alumnos eligen, y se vuelve un ejemplo concreto de que uno debe salir a buscar sus sueños y cumplirlos. Especializarse en el campo de trabajo que más nos atrae abre puertas y oportunidades, y Florencia ha sabido aprovecharlo.

Entrevistamos a Florencia para que nos cuente un poco más sobre su experiencia en Francia, sus ideas y sus expectativas a futuro. Te invitamos a conocerla un poco más:

 

¿Cuál fue tu motivación para viajar a Francia?

 

Florencia Malem (F.M): “Desde hacía mucho tiempo quería hacer una experiencia en el extranjero, y luego de un viaje en 2009 decidí que volvería a Francia por un tiempo más prolongado en algún momento. Había algo en este país que me atraía, tal vez el hecho de que era la casa de grandes nombres de la creación, que en su mayoría no siendo franceses, eligieron Paris o el destino los trajo, para ser esta la ciudad en la que triunfarían e inmortalizarían sus nombres. Un lugar con una energía especial”.

¿Cuál fue el camino que recorriste hasta llegar a Première Vision Paris? ¿Alguna vez creíste que llegarías tan lejos?

 

F.M: “Desde que la idea empezó a rondar en mi mente, decidí comenzar a estudiar francés, aún sin un plan definido. Luego terminé la carrera y trabajé en Córdoba junto a Georgina Valdez en su agencia de Producción de Moda y su galería The White Lodge, al mismo tiempo que desarrollaba otros proyectos personales; hasta que se dieron algunas circunstancias y llegó el momento de partir.

Llegué a Francia, hace ya un año y varios meses, y recorrí todas las escuelas y evalué todas las opciones, preparé las candidaturas y pasé numerosas entrevistas. Mi destino estaría en Lyon, donde tuve la suerte de formar parte del Master 2 “Moda y Creación”, una de las dos formaciones de este nivel reconocidas por el gobierno francés. Como segunda etapa se debe cumplimentar una pasantía de 6 meses, oportunidad que me permitió formar parte del equipo de Première Vision Paris en tanto que asistente de estilo”.

¿Cuáles son tus tareas como asistente de estilo en el departamento de moda?

 

F.M: “Es una posición muy dinámica, en gran parte porque el equipo moda tiene constantemente nuevos objetivos a alcanzar. Première Vision cuenta con salones en diferentes países del mundo (Paris, New York, Estambul, Barcelona, Shanghai, San Pablo) que se desarrollan de manera sucesiva por lo cual hay muchos puntos y mercados diferentes que satisfacer.

La empresa trabaja de manera estrecha con los expositores para las diversas propuestas de las próximas temporadas. Es una alimentación mutua en la cual los fabricantes toman las líneas y tendencias propuestas para hacer luego su propia interpretación, que será plasmada en textiles, accesorios, hilos, cueros, tejidos, estampas, etc. y que servirán de materia e inspiración a los diseñadores de todo el mundo para materializar sus colecciones futuras.

Las tareas van desde la búsqueda de imágenes, nuevos artistas y tendencias sociales para alimentar presentaciones y reflexiones sobre la propuesta de las próximas temporadas, la creación de imágenes que plasmen los lineamientos propuestos, diseño de prendas que serán construidas por distintos fabricantes participantes para poner en evidencia sus “savoir-faire”, hasta la realización de maquetas de presentación de productos que serán exhibidas en el salón. Además es la posibilidad de ver todo lo que está pasando a nivel de desarrollos de la industria textil, es la posibilidad de ver tejidos y productos únicos que después serán parte de las grandes colecciones; hay cosas hermosas y es una inspiración y un estímulo constante a diseñar sin límites”.

¿Cómo vivís la dinámica de trabajo?

 

F.M: “El ambiente de trabajo es muy bueno lo cual hace agradable el día a día. De todas formas el inicio es difícil, no por la capacidad a resolver la tareas propuestas, sino sobre todo en relación a la adaptación de una manera diferente de trabajar ligada a las costumbre de un país que no es el propio.

Es un ritmo agitado y que al principio puede marear un poco porque hay muchos focos que tener en cuenta al mismo tiempo, pero es una experiencia increíble y una ventana única al grado en que está globalizada la oferta y la propuesta en el sistema de la moda. Hoy por hoy no hay prácticamente fronteras, la oferta es global”.

¿Qué objetivos tenés para tu carrera a mediano y largo plazo? ¿Algún proyecto personal?

 

F.M: “A mediano plazo el objetivo es continuar en Europa para consolidar la experiencia, pero me gustaría poder desarrollar mi proyecto personal, que está en periodo de gestación, en Argentina.

 

La capacitación continua en cualquier disciplina que uno elija es uno de los secretos del éxito y es un gran motivador a seguir creando, haciendo. Estamos seguros que tendremos mayores noticias sobre los logros de Florencia.