MENU
Programa en Competencias para la Inclusión

by • 6 septiembre, 2016 • Destacados, EducaciónComments (5)8615

La fuerza de la inclusión

Para ser parte de este mundo hacen falta varias cosas. Una de las más importantes es la voluntad, pero también marcos normativos que acompañen para que nadie, por ninguna razón, quede afuera.

Al hablar de inclusión es necesario comprender que se hace referencia a todos los niveles de la vida social, y en ese sentido, desde que nacen, las personas con discapacidades intelectuales y motrices tienen el derecho de ser incluidos, sin discriminación alguna. Desde 2006, para varios países se convirtió en un compromiso que asumieron al firmar la Convención sobre los Derechos de las personas con discapacidad y su Protocolo Facultativo.

En materia educativa y laboral los esfuerzos necesitan duplicarse, ya que son dos de las áreas más sensibles. En Argentina, desde el 2008, la Ley 26.378 reconoce el derecho a una educación inclusiva en todos los niveles a niños, jóvenes y adultos con alguna o varias discapacidades, y las estadísticas van arrojando resultados alentadores desde su sanción.

Adherir a la Convención también implica reconocer que las personas con discapacidad tienen derecho a trabajar en igualdad de condiciones con las demás y ganarse la vida mediante un trabajo libremente elegido.

En ese camino, la Universidad Siglo 21 ofrece el Programa de Competencias para la Inclusión Social y Laboral para que jóvenes con discapacidad intelectual leve incorporen competencias para el trabajo y la vida social. Federico Alaye, estudiante, con sus palabras reafirma el objetivo de la iniciativa: “espero que todo esto que estoy aprendiendo me brinde un futuro laboral para que me pueda independizar”. Para cumplir con estas expectativas el proyecto utiliza el modelo MAC, de aprendizaje por competencias, y son las mismas que la Universidad imprime en el resto de las carreras: liderazgo y autonomía. También, intenta aportar a la utilización de herramientas tecnológicas, el trabajo en equipo, la responsabilidad social y el compromiso ciudadano, además de capacidades para la resolución de problemas y habilidades comunicacionales.

Este Programa, que forma parte del Centro de Sustentabilidad Social de la Universidad, comenzó en 2012 y busca convertirse en un espacio académico dentro del ámbito universitario que además de brindar conocimientos, impulse a las personas a descubrir sus propios talentos, a ampliar sus mundos de posibilidades laborales y sociales, e incluso se propone aportar a la valoración personal, creativa y crítica. “Me sirve para tener más conocimientos y una salida laboral”, piensa Santiago Juncos, también participante. La iniciativa contiene 19 alumnos que tienen diferentes discapacidades, como Síndrome de Down o retraso mental leve.

 

Más que educación

La relación con otros es uno de los elementos más importantes en el vínculo inclusión-educación-trabajo. Por eso, es necesario que las personas en situación de discapacidad puedan incorporar las competencias necesarias para desenvolverse en el mundo social y el espacio público.

“Estoy aprendiendo a trabajar en equipo, siempre trabajé con mi papá o solo. Voy conociendo a mis compañeros, si vamos al mismo tiempo o si hay que esperar, o ellos a mí”, grafica Santiago. Por su parte, Benjamín Gandolfo, otro participante del Programa, confiesa:

“Aprendo a no ponerme nervioso, pensarme un poco más con los demás, entre otras cosas”.

En ese sentido, formar parte de este tipo de experiencias es una oportunidad para hacer amigos y algunos hasta encuentran el amor.

 

Granitos de transformación

Los cambios en los participantes del Programa son pequeños, pero notorios. Además se observan en diferentes niveles y sentidos. Por ejemplo, Gandolfo siente como un gran paso hablar más y fuerte, ya que antes de ingresar asegura era algo que le costaba.

Por su parte, Alaye reconoce que adquirió mayor libertad y seguridad en sus actividades diarias: “Ahora puedo estudiar más solo, me junto con los compañeros. Antes me tenía que sentar con mi maestro particular, tengo mi psicopedagoga que me ayuda, pero ahora me puedo sentar solo a estudiar, agarro la computadora. Antes mi mamá me tenía que ayudar, ahora voy y lo hago solo”.

Este tipo de transformaciones son las que se propone generar el programa, otro granito de arena en el mar de la inclusión.

 

 

Compartí en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Artículos Relacionados

5 Responses to La fuerza de la inclusión

  1. Nora Garrido dice:

    Pregunto si en Tartagal se dicta el Programa de Competencias para Inclusión Social y Laboral

    • administrador dice:

      Hola Nora. Por el momento el programa se dicta solamente en Córdoba Capital, aunque nos gustaría mucho poder extenderlo a otros lugares del país.
      Saludos,
      Magdalena.

  2. Hola yo soy sordo quiero estudiar en casa y yo vivo en el interior de Oran (provincia de Salta) Como lo hago? Muchas gracia s espero tu respuesta

  3. De Nicolay Viviana Monica dice:

    Tengo un hijo con Síndrome de Down que ha terminado el secundario (colegio normal con adecuaciones) y me gustaría que ingresará al Programa de Competencias para la Inclusión Social y Laboral. Me podrían decir que trámite necesito hacer y qué documentación se necesita? Desde ya muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>