MENU
pexels-photo-9816-large

by • 29 octubre, 2015 • Destacados, General, Management y EmprendedurismoComments (1)2492

La inteligencia emocional en las organizaciones

Por Cristina Schwander, Fundadora de la Universidad Siglo 21, Secretaria General de Relaciones Institucionales y Extensión y Directora de la Diplomatura en Liderazgo Coach e Inteligencia Emocional.

Hasta hace muy poco tiempo en las organizaciones ejercer el rol de liderazgo estaba vinculado a una posición de mando donde el control era el mecanismo elegido para lograr los objetivos. Se trataba de un modelo impositivo, en el cual el gerente o capataz demostraba su idoneidad, ejerciendo su poder de mando y su coeficiente intelectual se reflejaba solo en su capacidad técnica. Sin embargo desde que se incorporó la formación en coaching y los principios de la inteligencia emocional como prácticas inspiracionales en algunas instituciones educativas como la Universidad Empresarial Siglo 21, el liderazgo está vinculado con la capacidad de construcción de identidades y al empoderamiento de los equipos de trabajo. De esta manera se propicia que cada uno de los que integrantes generen la mejor versión de sí mismos, se potencien sus talentos y se desarrollen nuevas habilidades. Desde este enfoque sustentado en los principios de la ontología del lenguaje promovidos entre otros por el sociólogo Rafael Echeverría y los fundamentos de la inteligencia emocional para ejercer el liderazgo, difundidos por investigadores como Daniel Goleman, llevan al líder a procurar el autoconocimiento, autodominio, conciencia social y gestión de las relaciones.

Hoy consideramos fundamental que quienes dirigen puedan autorregular sus emociones y sus estados de ánimo, pues él que marca la pauta emocional en el grupo que lidera.

Es importante considerar que una organización es una red de conversaciones (entre los miembros de las organizaciones y con el entorno), de conexiones humanas, es una red nerviosa emocional. Como seres humanos estamos “Habitados por las emociones”, siempre estamos en una emoción y las mismas abren y cierran posibilidades.

Hoy sabemos de la existencia de las neuronas espejos descubiertas por  el neurocientífico italiano Giacomo Rizzolatti, que reproducen las acciones que vemos en los demás y emiten un impulso de acción para que las imitemos. Se ubican en el córtex prefrontal, cerca de aquellas que controlan el lenguaje y el movimiento y explica nuestro impulso natural a imitar las palabras y las acciones de los otros. En ese sentido, las neuronas espejo constituyen una expresión neurológica de aquel adagio según el cual “cuando sonríes, el mundo entero sonríe contigo”, expresa Daniel Goleman en su libro Inteligencia Social (Kairós, 2006). Es bueno siempre preguntarse ¿qué emoción impera en nuestro equipo hoy? ¿Qué Emoción estoy trasmitiendo como líder de la organización?

Las emociones hacen a los equipos motivados y  a su vez los equipos motivados hacen a las emociones: Los equipos motivados se complementan en su capacidad técnica, están disponibles uno para otros y confían.

Un buen equipo tiene alta compenetración y esto tiene que ver con el rapport y contempla tres componentes; la atención mutua, la positividad mutua y la coordinación. La apertura a la escucha, a la comprensión y a la transformación, es clave en un líder. Por esto alguien que ejerza el rol de liderazgo, tiene que ser capaz de propiciar cambios, de abrir caminos y ser fuente de inspiración para su equipo. El líder aspira a generar autonomía, conversa dando un papel clave a la escucha, interpretando, validando al otro abriéndose a la comprensión y a la transformación. Indaga desde la inquietud del reconocimiento para que juntos se construyan respuestas colectivas poderosas. También propicia espacios de reflexión y encuentro, considera al cuerpo y a la emoción como dominios de aprendizaje generando de este modo conexión emocional. Una de las características de un líder Coach con Inteligencia Emocional es su alto nivel de optimismo y automotivación. “El optimismo -al igual que la esperanza- significa tener una fuerte expectativa de que, en general, las cosas irán bien a pesar de los contratiempos y de las frustraciones”, explica Daniel Goleman en su libro Inteligencia Emocional (Inteligencia Emocional, Ed Kairós, 1996, pp 61). El optimismo es una actitud que impide caer en la apatía, la desesperación o la depresión frente a las adversidades. Las personas con un grado alto de optimismo tienen tendencia a ver el lado más favorable de las cosas y expresan satisfacción con su vida en general. El optimismo es una de las facetas de la inteligencia emocional que domina, por lo tanto, las relaciones entre las personas y sirve para aumentar la confianza. (Inteligencia Emocional, Central Test, 2013). El rendimiento de la organización puede depender entre un 20 y un 30 por ciento del clima laboral. El buen humor, el entusiasmo, la armonía, la cordialidad, la cooperación y la imparcialidad contribuyen a la formación de buenos climas de trabajo y a la obtención de resultados positivos.

Artículo publicado originalmente en Buenos Aires Herald.

Compartí en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Artículos Relacionados

One Response to La inteligencia emocional en las organizaciones

  1. Otto Guilherme Gerstenberger Junior dice:

    Muito interessante este trabalho. Vale apena ler e apresentar aos alunos dos ursos de Processos Gerencias, Administração e Negócios Imobiliários

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>