Por Mgter. Jhon Walker*. Director del Programa de Tendencias en Tecnología Financiera – Fintech en la Universidad Siglo 21.

Tradicionalmente, las finanzas han estado regidas exclusivamente por grandes jugadores, en un sector sujeto a fuertes barreras de ingreso y una profunda regulación. De esta manera, los grupos financieros siempre han ostentado un gran poder de mercado y los consumidores financieros, en cambio, se han tenido que conformar con la oferta existente, siendo netos tomadores de precios.

Actualmente estamos viviendo un proceso de innovación y desarrollo tecnológico sobre el sector financiero que está cambiando este contexto y es lo que muchos denominan la “Revolución Fintech”, revolución que ha empezado en las principales capitales financieras del mundo (UK, USA, Alemania) y que poco a poco cobra fuerza en Argentina.

La clave del Fintech está en la innovación y la aplicación de la tecnología a las finanzas, sumado a una nueva forma de ver las cosas: “democratizar las finanzas”.

Para romper con el paradigma actual del sector financiero, es necesario acercar a los consumidores de servicios financieros con las empresas del sector; y a los consumidores entre sí. Hacer más accesibles los productos financieros en base a un aumento de la competencia, reducción de información asimétrica y una mayor accesibilidad que permita reducir costos y lograr mayor eficiencia y transparencia.

El mejor ejemplo de esto es el CrowdLending o financiación participativa. Es un servicio que se encuentra disponible en Argentina a través de diversas empresas (100% online) y que permite reducir la participación de los intermediarios, vinculando directamente a una persona que requiere fondos (prestatario) para realizar una inversión, con un grupo de inversores (prestamistas) que analizan directamente dónde van a colocar sus excedentes de capital.
Además del CrowdLending, se detacan muchas otras verticales Fintech:

  • Roboadvisors: redes sociales de inversión, asesoramiento y gestión automatizada, plataformas de negociación.
  • Finanzas Personales: control de gastos en tiempo real, predicciones financieras, consolidación de cuentas.
  • Financiación Alternativa: créditos en franjas de tiempo reducidas, préstamos entre particulares.
  • Crowdfunding: acceso a financiación de sociedades de pequeño tamaño (startups).
  • Servicios de Divisas: operaciones de cambio a bajo costo.
  • Medios de Pago: servicios de pago a través de dispositivo móviles o electrónicos.
  • Infraestructura: provisión de servicios para mejorar la tecnología de las instituciones tradicionales.
  • Criptomonedas: medios digitales de intercambio alternativos al dinero.
  • Blockchain: tecnología para identificar a titulares de criptomonedas y facilitar servicios transaccionales.
  • Insurtech: tecnologías para discriminar clientes, comparar productos y reducir costos.
  • Identificación Online de Clientes: creación de entornos de gestión ágiles y detección de fraudes.
  • Big Data: análisis de datos globales y utilización de inteligencia artificial para la personalización de los servicios.

¿Qué debemos hacer para contribuir a que la sociedad argentina se pueda subir a esta ola tecnológica?

Es posible identificar cuatro factores claves para el desarrollo Fintech. En primer lugar, el capital, en referencia a la disponibilidad de fondos para invertir en el financiamiento de entidades Fintech, así como para el futuro desarrollo de las mismas. Segundo, la regulación de estas nuevas actividades. Esto implica abrir las puertas y facilitar la inserción de emprendimientos Fintech, proveyendo incentivos para los mismos. Tercero, la disponibilidad de talentos, tanto técnico como emprendedor que permita innovar y llevar estas ideas directamente al mercado. Cuarto, una fuerte demanda de productos Fintech que provenga tanto de los consumidores como de las mismas entidades financieras que sean capaces de ver las mejoras de eficiencia que trae aparejada la tecnología y que tengan capacidad de adaptarse a los tiempos que vienen.

¿Qué se está haciendo desde el punto de vista regulatorio para contribuir al desarrollo Fintech?
El ejemplo más claro es la sanción a nivel nacional de la Ley 27.349, “Ley de Emprendedores”, la cual define e introduce en el marco legal argentino al Financiamiento Colectivo. De esta manera, se impulsa formalmente el crowdfunding, potenciando el desarrollo de plataformas de financiamiento de masas para el nacimiento y crecimiento de industrias de capital emprendedor. Es clave que la regulación no sea vista como un impedimento, sino como un marco normativo que permita generar confianza y protección al consumidor; así como prudencia en el actuar de las Fintech para mantener niveles de riesgo adecuados para el sistema financiero local y global.

Es importante entender que si bien las Fintech no van a suplantar a las entidades financieras tradicionales, es indudable que tendrán un gran efecto en nuestras vidas y cambiarán la manera en que las personas se vinculan a las finanzas, facilitando los servicios y disminuyendo los costos existentes.

***

El Programa de Tendencias en Tecnología Financiera – Fintech será dictado por importantes especialistas en el nuevo Centro Universitario Siglo 21, ubicado en el complejo Alrío en Vicente López, Buenos Aires.

El edificio demandó una inversión de 3,5 millones de dólares, cuenta con 950 mts2, un amplio espacio de co-working, un auditorio para 150 personas, salas para reuniones y aulas equipadas con tecnología de última generación. Su diseño de avanzada, permite desarrollar una metodología educativa de vanguardia.

* Tiene más de 15 años de experiencia en finanzas corporativas, específicamente en inversiones de capital privado y en transacciones de Fusiones y Adquisiciones. Es Director General en Dracma Sociedad de Bolsa y socio fundador de Emerge Banca de Inversión, una firma de asesoramiento y planeación financiera en México. Obtuvo un MBA de la Universidad de Texas en Austin, Estados Unidos y es Contador Público graduado de la Universidad Nacional De Córdoba, Argentina. Miembro del Directorio de Endeavor en Córdoba, Argentina. Es inversor ángel y mentor de startups en Argentina y México.