Juan Santiago, CEO de Santex (Empresa de Desarrollo de Software) e Incutex (Company Builder), con sedes en Córdoba, analizó la cultura emprendedora en América Latina. Afirma que hay avances en la materia en la región pero que es necesario pensar mas global, que haya más financiación y tener más ideas disruptivas.

¿Cómo ves el nivel de coordinación entre sector público y privado con los emprendimientos en América Latina?

México, Colombia, Brasil, Chile, y Argentina son los que mejor están articulando todas las iniciativas de sus ecosistemas emprendedores con los sectores publico-privados. Tienen programas más serios y a largo plazo, a diferencia de otros en la región.

¿Cuáles son las dificultades o desafíos en este momento?

Creo que lo que más cuesta en Latinoamérica es encontrar financiamiento del sector privado mas precisamente en las rondas de Series A en adelante. Otro tema es que la mayoría de los emprendedores de la región tiende por defecto a pensar localmente. Desarrollan un producto con visión más regional y no piensan en crear a gran escala o qué pasa sí su producto es llevado a otros países. Hay que crear desde el principio proyectos globales.

¿Qué posibilidades se les presenta y cómo están preparados los emprendedores para conseguir financiamiento?

Hoy en el mercado hay mucho “seed money “ o capital semilla para la primera fase del proyecto. Un emprendimiento que está más desarrollado y necesita una serie A, B ó C no encuentra en la región a dónde ir. Es un gran problema y una lástima porque los gobiernos no se dan cuenta que tienen que desarrollar su mercado interno de capitales para retener el talento y desplegar el potencial creativo de sus emprendedores. La mayoría de los emprendedores con relativo éxito se van a buscar financiamiento a lugares como Silicon Valley o Israel que son ecosistemas mucho mas maduros.

Cuando esto sucede el emprendedor tiene que superar otros desafíos y adversidades, como la cultural por ejemplo, que otros emprendedores locales no la tienen por razones lógicas. Otro aspecto no menor tiene que ver con la globalización de los contactos: las redes son globales, pero la que realmente importa, es la local. La confianza que uno puede generar en su network local, no lo va a generar en un network nuevo global. Si le voy a pedir dinero a una persona para que confíe en mi proyecto, si vive donde yo vivo y se desarrolla en mi network es mucho más probable que confíe, que si voy a pedir a alguien de otro país. En Argentina lamentablemente esto es contrario a lo que uno pueda imaginar. Esta cambiando de a poco, pero nos falta mucho camino por recorrer.

Muchas veces hablando con emprendedores existe la fantasía que acá no son comprendidos pero afuera sí.

Y muchas veces tienen razón. El ecosistema en Argentina esta muy poco desarrollado y necesita de mas madurez para comprender ciertas reglas de juego. Sin embargo, como emprendedor, tenés que hacerte esta pregunta: ¿Por qué alguien de Silicon Valley invertiría en mi equipo y mi proyecto, teniendo tantas otras oportunidades de inversión local? A muchos emprendedores les cuesta ver eso. Piensan que van a venir al SV y la gente los va a escuchar porque tienen una gran idea, pero en Silicon Valley los fondos prefieren invertir en proyectos locales. Las cuestiones culturales y del network juegan un papel decisivo en la mayoría de los casos; hay excepciones, pero son la minoría. Es por esto que muchos fondos de SV están abriendo oficinas en otros países para invertir en otras regiones con partners locales.

¿Cómo reaccionan los inversores en Latinoamérica cuando les presentan ideas nuevas?

El inversor Latinoamericano por lo general, apuesta a lo “seguro”, a lo que ya conocen, en lo que está ya familiarizado y se siente cómodo. Si el proyecto es muy disruptivo o a largo plazo, no le convence.

Otra característica es que está menos profesionalizado que en otras regiones y es mucho mas informal. Esto está cambiando poco a poco pero todavía nos falta mucho. La familiarización con el emprendedor es muy importante e invierte más por impulso que por un método o proceso establecido.

Hablar de una inversión en un proyecto de un millón de dólares es una locura, cuando aquí en EEUU es algo normal. Además, el capital que fluye en América Latina es muy vertical, pertenece a familias de un poder económico concentrado muy grande. Por lo general invierten para desarrollar proyectos vinculados a sus compañías y no expanden inversión a otras áreas o industrias productivas de sus países.

Esto está cambiando de a poco y hay una clara oportunidad hoy en la región. Latinoamérica está hoy en su mejor momento para impulsar estos cambios.

Vos hablás de falta de experiencia o desarrollo. ¿Cuáles son los errores más frecuentes del lado de emprendedores e inversores?

Muchos inversores piensan que con solo el aporte económico, el emprendedor va a saber exactamente que hacer para que el proyecto funcione y tenga éxito. Tienden a subestimar el time-to-market y la madurez del equipo emprendedor. Muchos solo ven la idea y no la trayectoria del equipo. El equipo es todo en un emprendimiento. Tampoco tienen una “salida” clara cuando invierten y muchos no tienen un proceso formal para analizar si la inversión es buena o no.

El error mas frecuente que veo en los emprendedores está en las valuaciones. Tienden a inflar la valuaciones en un estadio muy temprano de la compañía y eso los perjudica para levantar otras rondas de inversión mas adelante. El emprendimiento necesita de más capital cuando no se lograron los objetivos planteados y los inversores futuros no aceptan entrar a la nueva valuación creando un conflicto entre el inversor inicial y el nuevo. Otro error muy frecuente es creérsela. Todo emprendedor, por mas fracasos (experiencia) que tenga en su trayectoria necesita saber, escuchar y rodearse de gente más preparada y con más experiencia que él sí quiere hacer un proyecto global.

¿Y en el caso de Argentina?

Argentina tiene bien desarrollado la parte del emprendedor, porque hay organizaciones serias que trabajan mucho y muy bien, para que así sea. Argentina tiene de los mejores emprendedores del mundo, esto esta validado por muchos referentes del sector de muchos países. Argentina necesita promover el desarrollo de mas fondos VC (Venture Capital) e inversores ángeles en su ecosistema que puedan invertir en emprendimientos en series A y B. El Gobierno hoy, de la mano de Mariano Mayer, el actual Secretario de Emprendedores y Pymes de la Nación, está trabajando en iniciativas para impulsar un cambio y dar un paso cuantitativo y cualitativo en ese sentido.

El sector privado también tiene mucho que hacer en este punto. En América Latina hay mucho dinero y se puede lograr. Faltan mas ideas disruptivas y con potencial global. Hay que dejar de copiar ideas y de tratar de hacer lo que otros ya hicieron. Tenemos que empezar a buscar cómo podemos crear nuestra propia aventura. Innovar de adentro hacia afuera. Hay muchos casos de éxito que se lograron desde Argentina y hoy están compitiendo con otros proyectos a nivel mundial, necesitamos más ideas de ese nivel.

¿A qué le decís “esto no va”?

Lo primero que me fijo es cuán receptivo es el emprendedor, desde el punto de vista si se va a dejar couchear o no. Si el emprendedor es permeable a escuchar distintas opiniones y no está enamorado de su proyecto o de si mismo, sino de la idea de ser emprendedor, con esa persona sigo adelante. El proyecto viene después para mí. Uno puede fracasar, y es muy probable que así sea, pero un buen emprendedor sabe como volver a empezar.

Lo más valioso que uno da es su tiempo, no el dinero. Cuando el emprendedor te busca por el dinero, me doy cuenta que su mindset está en el lugar equivocado.

***
Desde el 2016, Siglo 21 trabaja en alianza con Incutex -la 5º aceleradora de Latinoamérica y 1º Company Builder de capitales nacionales-, con el objetivo de transformar startups en grandes empresas, a través del apoyo tanto de emprendedores tecnológicos como de inversores y empresarios locales. Hasta el momento, Incutex ha recibido mas de 1.000 proyectos y se encuentra en proceso de armado de un nuevo fondo con capitales extranjeros.