Si te sentís reflejado, sos parte del porcentaje que definió que estas son las principales características de los habitantes de este país.

Los resultados se obtuvieron a partir de un estudio desarrollado por el Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21, como el modo de conmemorar una año más de la declaración de la independencia Argentina. Inspirados en el bicentenario de esta fecha patria, el año pasado se realizó por primera vez está investigación para conocer la personalidad de los argentinos, y los datos no variaron demasiado 365 días después.

Como la malvada de “Blancanieves”, al mirarse al espejo los argentinos se sienten “especiales y superiores”.

El informe de este año arrojó que el 45% de las personas consultadas se siente contenido dentro de los aspectos de una personalidad narcisista, es decir que además tienden a “sentirse por encima de las reglas”, demandan un trato “especial” y son excesivamente sensibles a la “falta de respeto o trato inadecuado”. También dentro de este patrón, el 45% manifestó que se consideran “personas interesantes y apasionantes”; y un 30% dijo que “es muy importante obtener reconocimiento, veneración y admiración”.

Un porcentaje similar, el 38% dice ser obsesivo, porque sostiene que está preocupado por el orden y el control mental. En ese sentido, el 55% expresó que “necesita tener pleno control de las emociones”, mientras que el 33% sostuvo que “es importante hacer todo de manera perfecta”, sumando el perfeccionismo como otro de los rasgos destacados.

Por otra parte, el 32% se reconoció histriónico, entendiendo este aspecto de la personalidad como la búsqueda de atención, la necesidad de aprobación, la teatralidad y la excesiva emocionalidad. Así es que el 65% aseguró que “los sentimientos y la intuición son más importantes que el pensamiento racional y la planificación” y un 25% afirmó: “es horrible que la gente me ignore”.

El cuarto lugar del ranking de la personalidad de los argentinos lo ocupa la paranoia. El 30% se siente dentro de esta característica al manifestar una elevada desconfianza frente a los demás e interpretar de manera malévola y sospechosa las acciones de las otras personas. En la misma línea, el 25% confirmó que “habitualmente las personas dicen una cosa, pero en realidad significa otra”, y una gran mayoría, el 64%, respondió que “no es seguro confiar en otros”.

Para realizar este estudio, se encuestaron personas de Capital Federal, Córdoba, Rosario, Corrientes, San Miguel de Tucumán, Comodoro Rivadavia y Mendoza. Si bien se trata de características que se repiten en porcentajes similares a lo largo y ancho del territorio,

la ciudad más narcista y paranoica es Corrientes; la más obsesiva es Tucumán, y la más histriónica es Córdoba.

Por suerte, casi todos los habitantes del país se quedarían a vivir en su tierra. Estos representan el 60% de los encuestados, mientras que el otro 40% si tuviera la posibilidad, armaría las valijas.

¿Te preguntaste cómo sos? ¡A sacar conclusiones propias!