MENU
piketty_0

by • 27 febrero, 2015 • Derecho y Política, GeneralComments (0)1302

Los fantasmas de Piketty

*Por Rómulo Montes, Lic. en Historia y Especialista en Ciencias Sociales. Profesor de Historia Diplomática y Política Exterior Argentina y Lationamericana Comparadas en Universidad Siglo 21. Director de la Revista Brumario.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, la Europa burguesa del capitalismo triunfante daba lugar a dos sentimientos ambiguos, contradictorios, por un lado la fe ciega en el progreso indefinido y por otro el temor a la convulsión social, a decir de Marx “un fantasma recorría Europa”, era la pesadilla de una revolución social que se incubaba en tanta desigualdad.

En el siglo XX, el marxismo como vertiente revolucionaria, como manual de praxis política se acentuó de modo hegemónico y se dejaron de lado muchas de las ideas económicas y sociológicas que el propio Marx había trabajado sobre el capitalismo. Se hicieron a un costado muchas de las prevenciones analíticas y metodológicas que el pensador alemán había esbozado a la hora de continuar interpretando y desmenuzando el despliegue posterior del sistema capitalista.

El capitalismo de mercado descontrolado y libre siguió expandiéndose a pesar de la depresión de 1873 pero no pudo superar la dura prueba de 1929 y cuando Keynes propone una salida a la crisis del treinta no invalida el sistema, lo regula y lo salva, le agrega al capitalismo la dosis de Estatismo necesario para regularlo y reencausarlo. Era la “reforma posible y necesaria” sin abortar el sistema. Clement Attlee ganador en las elecciones británicas de julio de 1945 frente a Churchill, se convertía en el partero necesario del Estado de bienestar europeo. Ahora, las desigualdades serian amortizadas por la presencia del estado, comenzaba la edad de oro del sistema, los “treinta gloriosos” asistirían a una expansión sin igual del capitalismo. ¿Era el fin de la desigualdad?

El retorno del pensamiento ultra liberal y conservador durante la década del setenta introdujo un cambio notable en las relaciones entre Capitalismo y Estado, de su mano se expandirían a nivel global los postulados del libre mercado y la desregulación financiera.

¿Qué tiene que ver los párrafos anteriores con Piketty? Bueno, algo en lo analítico, pero mucho en las conclusiones, al fin el fantasma de Piketty sigue siendo el mismo: la desigualdad inherente al sistema, solo que en el siglo XIX asistíamos a una sociedad bipolar con dos clases en pugna: burguesía y proletariado y ya en el siglo XXI el francés pone el acento en la contradicción entre la cúspide (el 0,1 % de propietarios) y el resto de las clases que se pauperizan, incluyendo a la clases medias, todas ellas accediendo a un pobre esbozo de la relación trabajo, productividad y propiedad.

Simplificando bastante podemos decir que la idea central de Piketty postula que: cuando la tasa de retorno sobre el patrimonio es mayor que la tasa de crecimiento, se acelera la concentración de la riqueza. ¿Por qué? por ejemplo, si la riqueza existente gana una tasa de 5% de retorno [r] y el conjunto total de las rentas del trabajo, por su parte, crece a una tasa del PIB global menor del 5%, [g] y eso es lo más frecuente, si r es mayor que g, bueno, en ese caso la ganancia de los propietarios de la riqueza crece más rápido que el conjunto de los ingresos de los trabajadores.

Hoy, r es mayor que g, los ricos se hacen más ricos y puede que los pobres no se hagan más pobres pero la brecha crece. La desproporción entre las ganancias de las personas que poseen riqueza (capital) y las ganancias de los que trabajan no hace más que crecer y crecer, ergo, la riqueza se concentra y esa concentración torna al sistema capitalista en el sostén de una “tiranía”: la de la riqueza heredada, una verdadera amenaza que retrotrae el capitalismo a su etapa más cruda y salvaje, el de la elites económicas del siglo XIX y esta situación lejos de facilitar la igualdad termina potenciando la desigualdad, aún a pesar de la presencia y accionar del Estado de Bienestar del siglo XX.

Según Piketty, a la larga la brecha importante no estará dada por la relación entre altos salarios y bajos salarios, la brecha será entre personas que han heredado grandes riquezas (capital) y las que no han heredado nada. El futuro del siglo XXI es el mundo de la tiranía del capitalismo patrimonial, curioso, pues así era en el pasado, en el Siglo XIX.

Recordemos que Piketty usa una definición de capital bastante ampliada de tal modo que capital es igual a riqueza y que la riqueza incluye todo el stock de propiedades: casas, autos, efectivo y bienes en general, “lo que la gente tiene constituyen el capital, o la riqueza” pero ¿y los ingresos? Piketty contesta que “la riqueza es distribuida de manera más desigual que los ingresos”. Para el economista francés, en el siglo XXI, en el hoy, esa relación entre riqueza, propiedad y crecimiento esta desbocada, sin control, al punto que se plantea el impacto que pueda llegar a tener en las relaciones entre Capitalismo, Estado y Democracia.

La teoría de Piketty que postula a la desigualdad como intrínseca al capitalismo, no es nueva, Marx sostenía lo mismo, lo novedoso en Piketty es que esa desigualdad no nace de una relación de plusvalía presente sino de una concentración de riqueza fruto de la relación entre tasa de retorno y tasa de crecimiento. Curioso es que tanto liberales, marxistas, o híbridos desarrollistas sostenían que la desigualdad disminuiría con el tiempo, Piketty, por el contrario, remarca que la desigualdad tiende a consolidarse y esa es la amenaza principal al y del sistema.
Para salvar al capitalismo ¿Cual es la solución que propone?

Piketty sostiene que las mayores economías del mundo se deben unir para implementar un impuesto a la riqueza mundial, se debe llegar a la cooperación global en el tema de la concentración de la riqueza. Es un tenaz impulsor de los impuestos sobre el patrimonio y aquí no creo que encuentre muchos entusiastas que lo sigan.

Finalmente, en esta rápida mirada a su idea central, dos fantasmas emergen en pie, la desigualdad como amenaza principal al sistema capitalista y la utópica solución impositiva de Piketty.

Foto de Piketty tomada del sitio web: www.alternet.org

Compartí en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>