De Ushuaia a La Quiaca, como una Ruta 40 virtual, el MBA virtual de la Universidad Siglo 21 conecta a todo el país con una oferta académica para profesionales, sin importar la ciudad donde vivan. Se trata de la Maestría en Administración de Empresas Virtual, la primera dictada de manera online en Argentina, y la segunda de Latinoamérica, un ejemplo pionero en accesibilidad y calidad, porque demuestra que para realizar un posgrado no hace falta estar en tiempo y lugar en la Universidad.

“En el lugar donde vivo que no hay universidades cerca que dicten este tipo de cursos”, cuenta Amadeo Gravino, quien vive en Perito Moreno.

Como él, más de 700 gerentes y directores de empresas se animaron al desafío de estudiar una carrera que aporte herramientas para su mejor desempeño laboral. “La dificultad mayor era encontrar en esta modalidad, un título reconocido. Si bien la inquietud de formarme era personal, no quería invertir tiempo en algo que no pudiera documentar para futuros cambios en mi carrera profesional. Tampoco me convencía realizar algo fuera del país”, señala Fabián Cusinato, radicado en Buenos Aires como gerente de ABBOTT Laboratorio.

La mayoría de los aspirantes al título de magíster buscan herramientas para formarse como profesionales con grandes potenciales de liderazgo, socialmente responsables y comprometidos con la sustentabilidad y el trabajo en equipo. Es que, precisamente, la Maestría está apuntada a profesionales que intenten superarse en sus ámbitos de trabajo o que traten de hacer exitoso su propio emprendimiento. Entendiendo la realidad de estas personas, cuya agenda se divide entre trabajo, familia y ocio, la propuesta académica contempla que el cursado se realice 100% Online, a través de una plataforma world class que permite destreza, accesibilidad y flexibilidad.

“La principal dificultad es el tiempo disponible para tomar los cursos, por eso esta modalidad virtual vino a solucionar este problema”, dice Ricardo Jiménez, quien vive en Salta y es gerente de Swiss Medical Group.

“Todos los cursos son presenciales o semipresenciales. Con el MBA puedo llegar a mi casa, acostarme y renovar las pilas. Es distinto a tener que acudir al aula, el día que no puedo o estoy cansado pierdo la clase. Acá es cuando vos querés”, explica Gonzalo Iturriaga, Subgerente de Logística en una Dirección del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En el mismo sentido, Gravino sostiene: “Permite buena organización del tiempo para realizar las actividades tratándose de una carrera que se presenta en plataforma online y se puede realizar durante la noche o al final del día”.

Incluso aquellos que lo intentaron, pero no pudieron comenzar con la carrera, señalan que la modalidad virtual es la característica más positiva de la maestría. “Busqué varias opciones y la mayoría eran semi o presenciales. Se le adicionaban un costo en viajes  y de estadía. Se hace más difícil”, comenta Ramiro Rueda, gerente del Banco Hipotecario de Salta. “En mi caso, que vivo en Río Gallegos, la modalidad es clave, ya que me permite acceder a centros educativos que de otra forma no tendría oportunidad y también me permite administrar mis tiempos”, agrega el ingeniero electrónico Mauro Ziehlke.

Por otra parte, para Cusinato, “lo más importante es la relación que se genera con los otros maestrandos. Con algunos, la comunicación va más allá de la necesidad de realizar el trabajo y nos mantenemos en contacto intercambiando información a medida que avanzamos en la cursada”. En la misma línea, dice Gravino: “Tuvimos intercambios, participación conjunta en la ejecución de los trabajos y conocimos la profesión y lugar de residencia de cada uno, tuvimos relaciones amenas”.

El MBA Virtual tiene en curso dos cohortes, comenzó a dictarse en 2016 y hasta el momento son más de setecientos profesionales de Entre Ríos, Chubut, Santa Cruz, Buenos Aires, Córdoba, entre otras provincias del país, que ya son parte del mapa que creó el MBA virtual. Gracias a internet, las barreras geográficas no existen y la meta de encontrar un posgrado a medida puede cumplirse.

El mundo sigue girando y la necesidad de estar preparado para los desafíos que propone es urgente. Crecer y continuar aprendiendo es un objetivo que ahora está más cerca.