MENU
ux-788002_1920

by • 12 febrero, 2016 • Management y EmprendedurismoComments (1)3027

Metodologías ágiles para emprendedores: Cambios a partir de Lean Startup.

Por Lic. Carolina Costa. Dip. En Dirección de Proyectos. Adscripta a Emprendimientos Universitarios en Universidad Siglo 21. Emprendedora en Tienda Aló. Miembro del Hub Siglo 21.

“Ningún plan de negocios sobrevive al primer contacto con el cliente” señala Steve Blank, empresario y académico, creador de una de las teorías que vamos a desarrollar en esta nota.

Como emprendedora y profesional, luego de varios intentos fallidos de proyectos, decidí aventurarme en una nueva idea de negocios con más planificación y control que las veces anteriores. Fue así que antes de poner en funcionamiento mi tienda online desarrollé un plan que cumplía todas las pautas que según mi percepción garantizarían su éxito. Era ambicioso pero realista, con objetivos claros, estrategias y programas que mencionaban hasta el último detalle. Su elaboración me llevó dos meses de mi verano y en marzo, cuando arrancamos, nada iba según lo planeado. A mitad de ese año me di cuenta que nunca más volví a releer ninguno de estos archivos tan preparados.

Como toda empresa en fundación, no contábamos con datos históricos, información certera o una experiencia validada en el campo de acción, por lo cual nuestro plan estaba basado en suposiciones que no habían chocado nunca con la realidad.

Fue entonces cuando salí a buscar respuestas y me encontré con el tema que hoy me lleva a escribir una nota: las metodologías ágiles para emprendedores.

En ese momento entendí que los métodos tradicionales funcionan muy bien en proyectos donde el problema es conocido y la solución al mismo está bien definida, como suele ocurrir en empresas en marcha. Aquí es fácil analizar, diseñar y ejecutar una solución.

El ya mencionado Steve Blank, sostiene que las startup no son versiones pequeñas de grandes empresas. Por lo tanto, necesitan procesos que comprendan sus particularidades, entre ellas la gran incertidumbre, el cambio constante y la percepción que todo es para ayer.

Es aquí donde la filosofía Lean aplicada al mundo empresarial encaja perfectamente.

Este concepto, llamado Lean Startup, no es más que el método científico aplicado a empresas.

Su proceso consta en formular las ideas de negocio como hipótesis, hacer un experimento que me lleve a pensar sobre la veracidad de mis supuestos y obtener de ellos datos o métricas que me ayuden a tomar decisiones. A su vez, si vemos este proceso en forma cíclica, como lo muestra su creador Eric Ries en el siguiente cuadro, podremos ir retroalimentando nuestro proyecto desde etapas tempranas hasta llegar a la propuesta de valor que más se adecue a nuestro mercado.

1

Fuente: Timpulsa empresarial.

De esta manera, Lean startup cambia el paradigma con dos principios básicos para su ejecución: hablar con el cliente desde el minuto cero y concebir el fallo como método de aprendizaje. En el mundo emprendedor es muy común que el pensamiento a priori de un mercado sea erróneo. Entonces, qué mejor que equivocarnos al principio. Fallar pronto, con pocos recursos y recuperarse rápido.

Sin embargo, para llevar a cabo este proceso que parece tan sencillo a simple vista, podemos integrar otras tres metodologías, que juntas son más que la suma de las partes. Estas son el Lienzo de Negocios (CANVAS), Desarrollo de Clientes (Costumer Development) y Desarrollo Ágil (Producto Mínimo Viable).

CANVAS es una herramienta gráfica para diseñar modelos de negocios. La idea es simple y es por ello que es un buen sustituto del Plan de Negocios en un nuevo proyecto, donde tenemos poca información y lo más importante es ser ágiles y flexibles.

El lienzo consta de un esquema que permite plasmar en una sola hoja de papel dividida en nueve módulos todos los aspectos relevantes para crear una empresa. Estos responden al qué, cómo, quién y cuánto. El resultado deja en claro cómo se crea, cómo se entrega y cómo se captura valor en un startup.

Al final del artículo, les dejo un video para entender cada cuadrante y su interacción entre sí.

2

Fuente: Legorburo Consultores.

De esta manera, CANVAS se convierte en la opción más rápida y dinámica para generar hipótesis. Sin embargo, estas no representan ningún valor si no son refutadas en el mercado.

Para ello, Steve Blank desarrolló el segundo elemento de Lean Start Up que tiene como finalidad salir a la calle y poner a prueba todos los supuestos de nuestro modelo de negocio. El mismo se llama Desarrollo de Clientes o Costumer Development y surgió a partir de un interrogante de su autor: “Si las empresas fracasan por falta de clientes y no por errores en el desarrollo de productos, ¿por qué hay procesos para desarrollar productos y no hay procesos para desarrollar clientes?”

Así creó un proceso de cuatro etapas donde las dos primeras corresponden a la búsqueda de clientes y las restantes a la ejecución de la empresa, cuando nuestro modelo de negocios ya está definido.

Entonces, la etapa de búsqueda consiste en salir a buscar respuestas para diferenciar lo que el emprendedor cree que es el problema y lo que el cliente tiene en su cabeza que es su problema (descubrimiento de clientes) para luego convalidar si los clientes hallados representan una cantidad tal que podamos construir un negocio rentable y escalable (validación de clientes).

Estos son procesos iterativos, donde se aprende con cada contacto y se vuelve a empezar. Un cambio en la misma etapa es una iteración, cuando el error implica volver hacia atrás en el proceso, es un pivote.

3

Fuente: UNIR.

Sin embargo, las pruebas no se hacen solo estando cara a cara con el cliente, sino que necesitamos el tercer elemento del Lean Startup, la Producción Ágil. Este consiste en desarrollar el producto de manera incremental e iterativa.

Así como en Desarrollo de Clientes buscamos los problemas de nuestros clientes, ahora vamos a probar las soluciones.

Tradicionalmente, el desarrollo de productos se ejecuta bajo un método de cascada o secuencial. Pensamos la idea, la desarrollamos, testeamos y lanzamos al mercado, suponiendo que el emprendedor conoce todos los requerimientos que exige el cliente para el mismo.

El método iterativo de la Producción Ágil crea productos mediante un Producto Mínimo Viable (PMV). Este es un producto temporal que no tiene todas las utilidades sino alguna de ellas, que en sucesivas etapas se irán incrementando. Así, ponemos a prueba las principales características de nuestro producto de un modo más económico, flexible y fácil de cambiar. Los PMV pueden ser páginas web, prototipos, partes del hardware o demás, dependiendo los requerimientos del proyecto y la etapa de iteración.

En la Producción Ágil, al igual que en la metodología anterior, es posible que debamos realizar cambios, iteraciones o pivotes, que puedan llevar a cambiar algún elemento de nuestro CANVAS.

El resultado final de aplicar Lean Startup con sus tres elementos se traduce en un producto, un mercado y un modelo de negocios.

Sin embargo, el impacto de esta filosofía va más allá del aporte individual a cada emprendimiento. Se está generando un cambio radical en el mundo empresarial.

Estamos frente a un fenómeno que necesita a las personas antes que a los procesos, que construye a partir de escuchar y entender a la gente, que genera valor a través del recurso humano, que promueve el fallo como algo natural en un ámbito donde los errores se esconden bajo la alfombra, llevándonos a empatizar y generar valor de cada caída.

¿Será que en plena era tecnológica nos estamos volviendo más humanos? En hora buena.

 

Compartí en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Artículos Relacionados

One Response to Metodologías ágiles para emprendedores: Cambios a partir de Lean Startup.

  1. Julian Conte dice:

    Excelente artículo!
    Me quedó con la última reflexion: “será que en plena era tecnológica nos estamos volviendo más humanos?” Para pensar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>