Generar rentabilidad para la empresa y a su vez crear valor en la comunidad donde opera es compatible. En la actualidad, son muchas las empresas que están llevando adelante programas estratégicos de desarrollo sostenible que incluyen cadenas de negocios sustentables. Algunas de ellas se encontraron en el IX Foro Internacional de RedEAmérica “Empresa y Comunidad: Promoviendo el desarrollo de comunidades sostenibles”, que se realizó el día 16 de marzo en la sede de la Universidad Siglo 21.

Entre las experiencias compartidas durante la jornada, en la mesa “Entornos sostenibles y medio ambiente”, se encontraba el caso de Natura, la empresa de cosmética de venta por catálogo, que es un ejemplo exitoso en Brasil y la región. La representante de la compañía fue Romina Altamore, quien expuso sobre el desarrollo territorial en la Amazonia brasileña, principalmente con la implementación del Programa Amazonias.

Natura ya ha dado cuentas de su compromiso con el medioambiente cuando creó la Línea Eco, la primera línea de productos cosméticos que incluyó activos de la biodiversidad amazónica. Además, estableció un modelo de relación con sus proveedores basado en el comercio justo y reconoció el valor del conocimiento tradicional.

En el mismo sentido, apoyándose en esos tres pilares, en 2011 la compañía impulsó el Programa Amazonias, basándose en la ciencia, la tecnología y la innovación para crear oportunidades que mejoren la calidad de vida de los habitantes donde opera la empresa.

Actualmente, cuenta con 32 comunidades proveedoras ubicadas dentro de todo Brasil. La mayoría se encuentran concentradas en la región amazónica. Por eso, a través de la modalidad de abordaje territorial se delimitó el trabajo específico en cinco territorios de la zona del Amazonas, ejecutándose en tres. Es importante comprender que se trata de procesos a largo plazo, por eso el caso de Natura tiene previsto continuar hasta 2020, apuntando no sólo al desarrollo productivo, sino a ampliar la cantidad de familias involucradas a una red, que además de los trabajadores está conforma por organizaciones de la sociedad civil, universidades y el gobierno, entre otros actores.

Con este Programa, todos los esfuerzos de Natura están orientados a generar valor local, y que ese valor se traduzca en negocios sustentables para la empresa y la comunidad.

En otras palabras, lo que permite esa autonomía es generación de riqueza, porque mejora la renta y calidad de vida de los trabajadores, lo cual repercute positivamente en la empresa.

La empresa fue fundada en 1969 como una pequeña tienda en San Pablo, que fue creciendo hasta convertirse en un modelo de negocios basado en una red de relaciones, compuesta de consultores que comercializan los productos. Además, desde sus inicios, una característica clave de la firma es su inspiración en el uso de la sociobiodiversidad brasileña.

En el Foro Internacional se escucharon tantos más casos donde la relación entre entornos sostenibles y medio ambiente tienen resultados positivos, dejando certezas que para esto, las acciones de inversión social privada son claves. El sector empresarial tiene un gran desafío, y ya está planteado.