Cambiar el traje de estudiante por el de trabajador puede ser complejo y el tiempo invertido en los libros a veces resulta insuficiente si no medió algún tipo de práctica que acerque al mundo laboral.

IMG_20161022_205516Ese salto puede ser menos caótico si durante el trayecto educativo se viven experiencias dentro del mercado de trabajo. Prácticas profesionales o pasantías son las modalidades más comunes que adquieren estás oportunidades en las universidades.

“Fue mi primera inserción laboral y pude verme como trabajadora, qué era lo que me gustaba”, cuenta María Laura Escudero, tiene 24 años y como estudiante de la Licenciatura en Gestión de Recursos Humanos en Siglo 21, realizó su práctica profesional en la empresa Helacor.

Antes de egresar, una de las materias de la currícula consiste en incorporarse en una compañía con el objetivo de que los alumnos encuentren su perfil profesional.

Si bien son actividades no rentadas y tienen una duración máxima de tres meses, en algunos casos, las prácticas se convierten en posibilidades laborales más concretas. Es el caso de María Laura que logró quedar por un año en Helacor por medio de una pasantía, que sí es rentada. “Creo que quedé por mis ganas. Están mis ganas de aprender, la proactividad y la ayuda continua. Es lo que ven las empresas y está entre las competencias que piden”.

BozanoMaría Carolina Bonzano también cursa la Licenciatura en Gestión de Recursos Humanos y cuando llegó el momento de las prácticas, le tocó Libertad S.A. Luego de cumplir las horas y aprobar la materia, fue seleccionada por la empresa para trabajar como Analista Selección & Desarrollo en la Administración Central. “Mi practica era realizar y desarrollar un manual de inducción, para lo cual mis materias de la carrera fueron esenciales. También los valores confianza, compromiso, desempeño a todo potencial, la humildad sobre todo y saber escuchar para aprender”, cuenta Bonzano. Asegura que es una experiencia de mucho aprendizaje y que hay que “sacarle el jugo y aprovechar oportunidades para aprender”.

Tener la oportunidad de vivir una experiencia profesional es un bajar un poco a la realidad.

“Se difiere bastante entre la teórica de la práctica, uno se imagina  ideales. Me aportó muchísimo y no me doy por vencida”, dice Escudero, quien ahora desarrolla otra pasantía en Bagley. En ambas, dice que lo fundamental fue transitar el día a día: “Entre las herramientas que me brindaron las experiencias están el trato con la gente, cómo resolver la situación. También me ayudó con mi carácter, la paciencia, tolerancia a la frustración. Principalmente, la inserción al mercado y verlo para ir ablandando aspectos hacia la madurez profesional”.

Las prácticas profesionales y las pasantías están a cargo del Centro de Egresados y Empleabilidad, siendo el responsable de acompañar a los estudiantes a alcanzar su máximo potencial y encontrar las posibilidades laborales que desean. También, los egresados recientes tienen su oportunidad con un portal de empleo gratuito para las empresas y al que se pude acceder desde el portal de la Universidad Siglo 21. En el primer semestre de este año, las empresas realizaron más de 500 búsquedas exclusivas de los egresados 21.

Contacto: [email protected]