Por Verónica Olocco. Gerente de Big Data Analytics, Universidad Siglo 21.

En el mundo de hoy, Big Data está entre nosotros y llegó para quedarse. La mayoría de las organizaciones posee una estrategia para recolectar los datos, almacenarlos y utilizarlos al máximo posible para alcanzar sus objetivos. Sin embargo, estas tareas requieren de herramientas, procesos y capacidades específicas para tomar decisiones, mejorar el desempeño frente a los competidores y, en definitiva, hacer crecer el negocio. Muchos argumentan que una carrera en Big Data o Analytics es la decisión más inteligente que pueden tomar aquellas personas que tengan interés en hacer el cambio, porque el escenario brinda las condiciones para poder crecer y desarrollarse profesionalmente en el rubro.

La principal razón de este contexto favorable es la prioridad que dan organizaciones de diversos sectores, al análisis de datos como fuente de ventajas competitivas que, probablemente, desatará la próxima ola de innovación, productividad y crecimiento.

En este sentido, el informe Peer Research de Intel en relación a Big Data Analytics muestra que el 75% de los entrevistados ya posee una estrategia formal de Big Data Analytics y el 80% de los restantes está planificándola. Además, el mismo reporte indica que las áreas que hacen un mayor uso se encuentran el sector de banca (43%), tecnología (14%), salud (11%) y consumo masivo (9%), siendo las áreas más conectadas con las nuevas tecnologías, finanzas y seguros y Gobierno las mejor posicionadas para obtener incrementos de productividad basados en el uso de Big Data.

Este panorama deriva en que las habilidades relacionadas con data y cloud computing se encuentran al tope de la lista de las más buscadas.

Por ejemplo, en 2016 de acuerdo a la encuesta de LinkedIn, tales fueron los resultados. Es decir que los profesionales de Big Data y Analytics están en alta demanda y continúa creciendo, pues la falta de los talentos necesarios, en la cantidad y con el nivel de preparación que se necesita, es un problema hoy y lo seguirá siendo en el futuro inmediato. Según un informe de McKinsey, se estima que sólo EEUU experimenta un faltante de 140.000 a 190.000 analistas expertos en datos y cerca de 1.5 millón de gerentes con la capacidad de utilizarlo efectivamente para la toma de decisiones. Por este motivo, los salarios para estos puestos se encuentran por encima del promedio y además registran incrementos notables año contra año.

Por otra parte, existe una amplia variedad de roles disponibles dentro del área, lo cual permite a los profesionales que desean incursionar en la temática, seleccionar aquello que les resulta de mayor interés. Las funciones que representan el mayor volumen de posiciones abiertos son desarrolladores de software (aplicaciones) (24.8%), ingenieros y arquitectos de sistemas informáticos (10.69%) y representantes de ventas en tecnología (8.41%).

Hoy por hoy, es indiscutible el rol preponderante que los recursos humanos tienen dentro de una organización, cualquiera sea el grado de desarrollo que Big Data y Analytics tenga en este momento. Independientemente de las herramientas utilizadas, el desarrollo de insights requiere de individuos capacitados, con entendimiento en el manejo de datos, que puedan entenderlos desde una perspectiva de negocio y aplicarlos a la toma de decisiones. Es por esto que los profesionales que finalmente logran desarrollar esas habilidades se encuentran en alta demanda ya que poseen la clave para liberar el potencial de Big Data dentro de las organizaciones en las que se desempeñan.