“Hay un consenso en el mundo científico y en el mundo de la gobernabilidad acerca de que estamos en las puertas de una crisis ambiental. El problema es si estamos haciendo algo, qué estamos haciendo, y cómo influye esto en los gobiernos y en las decisiones que tomamos”, expresó Ricardo Lorenzetti, el presidente y juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación -el máximo tribunal de justicia del país- en su intervención ante la Cumbre Verde.

El magistrado se refirió a la necesidad de buscar de una nueva gobernabilidad en Argentina y en el resto de los países que abarque la problemática del cuidado del medioambiente y el manejo de un ambiente sustentable.

En este sentido, Lorenzetti hizo mencionó los tres problemas centrales que atraviesan hoy las distintas sociedades en torno a la problemática ambiental.

La primera característica, explicó, es que la naturaleza se volvió un recurso escaso. “En la historia de la humanidad, siempre que hubo recursos hubo conflictos. Cuando faltó la tierra, el agua, siempre hubo guerras. También hoy hay una creciente conflictividad en todo el planeta acerca del ambiente. Pensemos lo que está sucediendo con el agua. Nuestra generación ya paga por el agua, cuando nuestros abuelos la usaban indiscriminadamente. Por lo tanto, la generación que viene va a pagar mucho más caro el acceso al agua potable”.

En segunda instancia, se refirió a un conflicto de equidad intergeneracional. “Lo que está gastando en recursos esta generación lo perderá la generación siguiente. Habitualmente no pensamos en esto y usamos indiscriminadamente los recursos. Pero tenemos ejemplos históricos. Lo que hicieron los españoles con la reserva del Potosí. Cuando descubrieron que había oro y plata se trabajó y se agotó, y la generación siguiente fue pobre”, explicó el titular de la CSJ.

Por último, en un tercer estadio, Lorenzetti se refirió a un conflicto interregional, dentro de una misma generación. “Esto pasa entre los países que tienen mucho desarrollo y los que tienen poco desarrollo. Los primeros ya agotaron los recursos naturales. Y si todos los países quieren alcanzar el nivel de consumo que tienen los más desarrollados, necesitaríamos varios planetas. Entonces en este punto el problema es la escasez de los recursos naturales para satisfacer las necesidades de todos”.

El magistrado explicó ante el público que frente a una problemática creciente de conflictos ambientales los gobiernos se encuentran casi “paralizados porque no tienen opciones claras sobre cómo avanzar”.

“Nuestra civilización ha retrocedido en este plano. Nuestros pueblos tienen mucho miedo acerca de lo que va a suceder con nuestro planeta. En esta situación donde vemos la naturaleza como un recurso escaso, donde vemos que hay conflictividad tan grande”, dijo.

“La actual gobernabilidad tiene una incapacidad para enfrentar los problemas”

Ricardo Lorenzetti mencionó el concepto de Estado de Derecho Ambiental, para comprender la importancia de las transformaciones profundas a favor el ambiente, que impacte en el modo en que se organiza tanto el mercado como la sociedad actual y los gobiernos.

“Es importante saber cómo orientar los incentivos económicos para que sean compatibles con la protección ambiental. Esto requiere una reorganización total de los reclamos, y esto está sucediendo en algunas áreas”, explicó.

Las economías “post consumo”, son un ejemplo sobre cómo comenzar a abordar esto: “Hoy se ha generado una economía sobre la basura y casi todos los deshechos. También sobre energías renovables. Sobre lo que es la idea de marcas verdes. Instrumentos financieros, tecnologías. Pero esto implica un cambio de paradigma en la organización del mercado. No es solamente desarrollar instrumentos económicos para que cuando hay una catástrofe podamos distribuir bien los costos, sino orientar las conductas económicas para que los beneficios sean compatibles con la sustentabilidad ambiental”.

Para el magistrado “hay que cambiar el estatuto constitucional del poder”, que se adapte a la sociedad del siglo XXI, que convive con instituciones creadas en el siglo XIX con ideas del siglo XVII.

“En la gobernabilidad actual nosotros no podemos seguir pensando con la simpleza de la idea causa efecto. Necesitamos una gobernabilidad más sofisticada, que es lo que de a poco se empieza a discutir en el mundo”, agregó el juez.

***

La Universidad Siglo 21 lanzó la Licenciatura en Ambiente y Energías Renovables con el objetivo de formar profesionales capaces de diseñar y gestionar propuestas sustentables en los recursos utilizados y no contaminantes.