Alexis Caporale analizó la producción energética de distintos países: las formas locales y distribuidas de generación de energía renovable son las claves del futuro.

“El mundo siempre está en crisis energéticamente”, explica Alexis Caporale, autor del libro El futuro de la energía: Cómo va a cambiar el mundo. Según el especialista en temas energéticos “el 18 por ciento de la población mundial no tiene acceso a servicios energéticos modernos”. Y si se agregan otros servicios como internet, la cifra asciende por lo menos al 30 por ciento.

“En general, en Argentina estamos acostumbrados a tocar una perilla y que se encienda la luz, pero sigue habiendo mucha gente en el mundo que todavía vive quemando madera para generar calor o luz”, dice.

“Una heladera argentina elaborada con las normas IRAM consume 13 veces más energía que un etíope promedio. La desigualdad energética es una de las grandes desigualdades del mundo, y no está aislada de otras cuestiones como la vivienda, la inclusión social”, explica.

“Las energías renovables representan una gran oportunidad de brindar acceso a mucha gente, porque siempre el problema fue la infraestructura” –y agrega- “Hoy se pueden brindar servicios energéticos de forma más ágil, barata y distribuida”.

También conocidas como energías limpias, están siendo desarrolladas mayoritariamente en China, Europa y Estados Unidos. “El Pentágono y el Departamento de Defensa son los que más invierten en energías renovables del mundo. No porque sean ambientalmente más amigables, sino porque Estados Unidos considera que es una locura tener un barco que transporta petróleo, es el banco más fácil de ataque, les destruye la economía, es una cuestión de seguridad”.

“Europa es un territorio de recursos escasos, ya que no hay más colonias, entonces tienen que aprovechar los recursos propios para no volverse dependientes de otros países”, explica. Los europeos tienen las legislaciones más avanzadas en temas de energía. Una de las metas es que todos los edificios públicos tengan un consumo cero energético, que surge de la diferencia entre lo que consumen y lo que pueden generar.

En el caso de China, Caporale dice: “desde 2010 para acá, aumentó la capacidad de generación de energía y empezaron a cambiar la matriz energética. Por ejemplo, en Beijing no se puede comercializar más carbón. El país es el principal productor de paneles solares y aerogeneradores. Además, tienen redes eléctricas distribuidas”. “Hoy es más lógico abastecer con formas locales y redistribuidas que armar un tendido por todo un lugar, para generar energía y enviar a otra punta. La infraestructura se vuelve obsoleta enseguida”.

Cambio climático

“Hubo muchas discusiones respecto de ¿qué hacemos si se acaba el petróleo? Y siempre nos la fuimos ingeniando para reemplazarlo con otro hidrocarburo. Pero hay un factor que hoy está y antes no que es el cambio climático”, explica uno de los referentes en materia energética. En Argentina sigue siendo difícil hablar de tema y que “te tomen en serio”.

El cambio climático genera políticas públicas que transforman los ritmos económicos. Para 2020 se calcula que el siete por ciento de los autos que se vendan van a ser eléctricos. Hay países que en la próxima década van a tener su matriz energética renovable”, cuenta Caporale, quien además se desempeña como director del área Energética del Instituto Baikal.

En la actualidad, la mayoría de los institutos de investigación de energías están trabajando en baterías. “La tendencia económica de consumo y producción va hacia lo eléctrico: autos, aviones y lo que consumimos todos los días. La batería de litio va a costar un tercio de lo que cuesta hoy”.

Las claves de las energías renovables:

Largoplacista. “Los cambios energéticos llevan años. China, Estados Unidos, Europa, India van al mismo tipo de matriz de energías renovables y es difícil que nosotros vayamos a otro lado”.

Innovación. “Los cambios tecnológicos son la oportunidad para que el 30 por ciento del mundo tenga el acceso energético que tenemos nosotros”.

Eficiencia. “De acá a algunos años la energía va a ser muy barata, porque el costo va a ser de infraestructura, al recurso ya lo tengo”.


El cuidado del medio ambiente es una de las premisas fundamentales para el desarrollo de distintos proyectos. Por eso, a partir de 2018, la Universidad Siglo 21 incorpora la Licenciatura en Ambiente y Energías Renovables a su oferta académica para formar profesionales capaces de diseñar y gestionar propuestas sustentables en los recursos utilizados y no contaminantes. Esta carrera enseñará a evaluar el impacto ambiental de distintas iniciativas y a asesorar en la solución de posibles problemas.

Con duración 4 años y modalidad presencial, este trayecto académico ofrece las herramientas para generar procesos económicamente viables con responsabilidad social y medioambiental.