Es martillero público, egresado de Siglo 21, y fue convocado para formar parte del plantel de la Selección Mayor de Básquet de Argentina.

El básquet era todo en la vida de Agustín Cáffaro, un joven que nació en Piamonte, provincia de Santa Fe, y para quien su futuro parecía destinado al deporte.

Cuando terminó el secundario su mamá le insistió para que eligiera una carrera universitaria, porque pensaba en la posibilidad de ampliar las herramientas para la vida. Entre viajes, entrenamientos y tiempos de descanso, Agustín, quien hoy tiene 24, logró recibirse en 2016 de corredor y martillero público en la Universidad Siglo 21.

“Eso es lo bueno de la Universidad, que te da la posibilidad de no cortar con el estudio: yo estuve viviendo en Santiago del Estero, Rosario, Córdoba y en todos los lugares pude seguir estudiando y rendir”.

El sueño de cualquier deportista se hizo realidad para Agustín, quien en febrero participó de las eliminatorias mundialistas con la Selección Mayor de Básquet. “Siempre dije que uno de mis sueños como deportista era llegar a la selección y tuve la suerte que se dio”, cuenta.

“Lógicamente quiero tratar de mantener el nivel, de poder triunfar con esto y para mí poder seguir integrando planteles de la Selección sería un orgullo”, dice. Cáffaro está jugando esta temporada en Libertad de Sunchales. Antes, pasó por Boca.

A pesar de que reconoce que la liga argentina tiene un nivel muy bueno, no descarta la posibilidad de “dar un salto” a Europa o Estados Unidos. “Siempre es un sueño. No digo que esté cerca o lejos, pero uno tiene que pensar en grande y trabajar para llegar lejos… después se llegará hasta donde a uno le dé” indica con convicción.

¿Cómo es uno de tus días?

Me levanto, desayuno antes de ir a entrenar, entrenamos todas las mañanas. Almuerzo, actualmente no estoy estudiando que era el tiempo que usaba a la siesta, descanso si fue día de partido o porque entrenamos fuerte. Leo libros, tomo mate. Por la tarde vuelvo a entrenar, cena y descanso. Cuando estamos en competencia los días son así.

El pivote de la selección también va al supermercado y comparte las tareas de la casa con su novia.

¿Qué se siente formar parte de la Selección Mayor?

Competir en esta instancia es muy reconfortante para uno: es a nivel mundial y fueron dos equipos muy buenos los que enfrentamos, Puerto Rico y Estados Unidos que tienen jugadores de ligas muy importantes. Entonces, tener la posibilidad de poder chocar con esos jugadores y participar de los partidos me suma mucha experiencia y es algo muy lindo de la carrera de uno.

 

¿Cómo fueron los días en que combinabas estudio y entrenamiento?

Al principio tenía miedo, pensé que no me iban a dar los tiempos. Sinceramente entrenamos bastante y tomamos los horarios de descanso para ocio, pero también sabía que por más que uno entrene extra no excede las seis horas y te quedan siete ocho horas para descansar y te queda tiempo para dedicarle al estudio y al ocio también. Mi mamá me empujó a animarme y le fui agarrando la mano.

Además, Siglo te da la posibilidad de hacerlo a distancia y en todas las ciudades a las que me mudé por deporte, pude rendir porque había sede. Creo que el momento de animarme fue el más complicado porque después que arranqué pude hacer la carrera con normalidad, por ahí dormía menos tiempo a la hora de la siesta o sacrificaba tiempo en los viajes, en el colectivo o tiempo libre, pero creo que fue una muy buena decisión.

¿Por qué recomendarías a los deportistas que estudien?

Mi sueño es triunfar en el básquet que es lo que hago, lo que siempre me gustó y ojalá mi carrera sea larga y me dé para vivir, pero nadie tiene asegurado el futuro. Cuando uno se retira, tiene una vida por delante y lógicamente puede dedicarse a otra cosa, pero está bueno decir “tengo el título”, me gusta y puedo ejercer mi profesión. Además, ojalá que nunca pase que una lesión te termine tu carrera y no puedas concretar tu sueño.

Estudiar te abre la cabeza y te ayuda a estar ocupado y salir un poco de lo que es el básquet, cuando uno estudia, lee un libro, ve información, te ayuda a tener otra visión de las cosas.

¿Cuál es tu próximo proyecto?

En este momento, el principal es el básquet, tratar de mantenerme y de seguir teniendo buen nivel en la liga, seguir integrando planteles de la selección. Sé que tengo que trabajar mucho para eso. Lógicamente el día de mañana me gustaría formar una familia y si cuando me retiro tengo la posibilidad, me gustaría ejercer la carrera que estudié, pero faltan muchos años todavía. Si tuviera que optar por ejercer, elegiría corredor inmobiliario, me gusta la carrera.

 

El Centro de Egresados y Empleabilidad de la Universidad Siglo 21 ayuda a todos los estudiantes a identificar competencias, gustos, y a fomentar su desarrollo. Impulsa que entre los alumnos, egresados y el mundo empresarial se generen vínculos. Al igual que Agustín, podés comunicarte con el centro a egresados21@ues21.edu.ar.

 

Foto de portada: Gentileza de FIBA.