La Lic. Celina Morgan, Tutora de la Licenciatura en Periodismo, reflexiona en torno a las nuevas tecnologías aplicadas a la profesionalización periodística.

Las nuevas tecnologías brindan herramientas para la tarea periodística pero no pueden ser bien aprovechadas sin una formación ética responsable. La Lic. Celina Morgan, Tutora de la Licenciatura en Periodismo de Universidad Siglo 21, habla de la importancia de explorar, incorporar y potenciar las posibilidades que las nuevas tecnologías brindan al periodista del nuevo siglo. Además, menciona que los profesionales de este tiempo deben tener sensibilidad para realizar una escucha atenta de lo que está sucediendo a su alrededor. “Hay que saber escuchar, hay que saber observar y hay que tener una formación sólida”, expresa Morgan.

¿Cómo influyen las nuevas tecnologías en el periodismo?

El periodismo está sufriendo una modificación importantísima, pero hace ya más de 15 años que las tecnologías irrumpieron en el modo de hacer esta tarea. En este último tiempo, los periódicos y la radio han incorporado un mix de tecnologías para hacer de su producto y de su servicio una composición completa. Hoy cada radio tiene su community manager que maneja las redes, cada programa de televisión tiene una web donde se recopilan las informaciones periodísticas del día. Creo que las nuevas tecnologías han ayudado a que el receptor no sea un destinatario, un usuario vacío o que solo está destinado a leer la información, sino que sea un prosumidor, alguien activo, capaz de generar su propia información y que no dependa de un medio que lo sustente sino de la creatividad y de la capacidad de ser un observador de la realidad, interpretar fenómenos sociales, económicos, de hacer una lectura atenta. Tenemos gente que tuitea o que usa Instagram para hacer cuestiones personales pero que, de todos modos, no deja de ser un modo de contar la realidad.

¿Cuáles son los desafíos de formar periodistas?

Me parece que lo que tenemos que pensar es cómo hacer para incorporar las nuevas tecnologías a una formación que contemple al hombre en su totalidad, un periodismo responsable, ético, donde la ética no tenga que ver con la moral sino con adecuar las necesidades del público a lo que realmente un periodista puede ofrecer para ponerse al servicio de otro. Esto se podría lograr creando plataformas para erradicar los malos hábitos en relación, por ejemplo, al cigarrillo. Si hay algo que necesita el periodismo en el siglo XXI es tener capacidad creativa, y una sensibilidad especial para no perderse en el maremoto de las nuevas tecnologías y seguir produciendo contenido sustentable.

¿Qué pilares tiene la carrera de Periodismo?

Los pilares formativos son, por un lado, las nuevas tecnologías, que implica abarcar y explicar cómo se puede producir contenido a través de las plataformas virtuales, de las plataformas digitales y cómo usarlas a través de una experiencia concreta. Cuando un estudiante ingresa a la carrera de Periodismo ya tiene ejercicios que lo sitúan en el rol de periodista para que pueda comenzar a familiarizarse con las nuevas tecnologías.

De todos modos, los estudiantes actuales tienen bastante conocimiento de las plataformas, pero lo que intentamos hacer es a dedicarle contenido académico a esas nuevas tecnologías para que no queden vacías. Asumimos que son una herramienta y lo importante es hacer un uso responsable de ellas. Nosotros apuntamos mucho a un contenido humanista, que conforma una unión entre la praxis periodística, de hacer un periodismo de oficio, formarte en las calles, en las plataformas virtuales, en las lecturas que tenés de la sociedad, de la cultura, pero también focalizar en todo aquello que la lectura te pueda proveer.

La curiosidad y la capacidad de transmitirla no dejan de ser la columna vertebral del periodismo.

¿Qué perfiles de periodistas necesitamos en la actualidad?

Necesitamos gente formada, que tenga una sensibilidad específica para poder captar eso que está sucediendo afuera. Porque la curiosidad y la capacidad de transmitirla no dejan de ser la columna vertebral del periodismo. También hay que escuchar qué propone el nuevo consumidor, el nuevo receptor, el nuevo destinatario, el nuevo consumidor de medios que pasa a ser una especie de compañero periodístico de camino y ahí está nuestro fuerte. Tenemos que unir el contenido académico humanista y social y aggiornarlo al uso de las nuevas tecnologías.

¿Cómo puede contribuir la Universidad?

La responsabilidad de la Siglo 21 es formar profesionales responsables y sensibles frente a un otro que está mutando permanentemente, porque la confluencia de las nuevas tecnologías hace que ese otro se vaya aggiornando. Lo que tenemos que hacer es empujar y componer un mapa mucho más responsable, mucho más proactivo desde nuestro lugar y con empatía a ese otro que es nuestro escucha. Para eso necesitamos estar formados con ética, con cariño, con sensibilidad haciendo uso de ese nuevo periodismo que García Márquez y aquellos fundaron. Se trata de escuchar, ir a registrar, pero por sobre todas las cosas, ser responsable con el dato, porque lo que tiene el periodismo es que, pase lo que pase y se modifique lo que se modifique, va a tener que sostener su información en un dato concreto. No se puede hablar por hablar… sí se puede inventar, crear, se puede tirar una frase disparadora que sea inteligente, pero si vamos hacer periodismo tenemos que ser investigadores de la realidad, tomar los datos y ver qué necesita el otro de mí y como puedo yo proponerle algo.