“¿Cómo podemos cambiar el mundo desde nuestro rol? es una de las preguntas que nos tenemos que hacer”, afirma Agustina Pessio, Tutora de la Licenciatura en Publicidad y egresada de Universidad Siglo 21. En esta nota analiza el rol que atañe a los comunicadores en los tiempos que corren.

“Comunicar lleva una responsabilidad social trascendente”, añade. En este sentido, la especialista destaca que tanto los textos, los spot publicitarios y los mensajes en la web pueden ser transformados para hacer que las marcas tengan una cierta responsabilidad y consciencia a la hora de comunicar.

“¿Podemos transformarlo?”, se pregunta. “Sí, podemos crear y generar mundos culturales y formas de consumo más responsable desde nuestro lugar, desde nuestro rol profesional y esa es la lógica que tenemos en la Universidad Siglo 21”, concluye.

Responsabilidad

“Nuestra responsabilidad está basada en que todos los ciudadanos en algún momento nos enfrentamos a una publicidad en nuestros celulares, en la televisión, en el cine, en la web… estamos continuamente en contacto con la publicidad”, señala. La tarea del profesional se enfoca en lograr que ese texto o esa imagen promueva un mensaje amigable con el mundo que nos rodea.

“Que transforme positivamente las cosas”, sintetiza. “Podemos vender una marca, un pañal, una bebida gaseosa o lo que sea, desde una mirada mucho más profunda”, agrega.

En la tarea diaria de los publicitarios, continuamente se trabaja en mensajes dirigidos a niños, con el cuidado y la responsabilidad que conlleva, o enfocados en las mujeres, con el rol que cumplen en un mundo que se orienta hacia la búsqueda de igualdad. Ante este contexto, Pessio opina: “tenemos ese desafío por delante de colocar a esa mujer en esa posición, y  a la vez ver cómo le vendemos algo, porque tampoco hay que olvidarse que la publicidad es vender, pero siempre desde una mirada mucho más humana y tratando de crear estratégicamente mensajes que busquen algo positivo”.

¿Qué rol le toca a la universidad en esta tarea?

Es trascendente que preparemos a profesionales y futuros profesionales con un compromiso real, social, global porque eso marca la diferencia entre una institución educativa y otra. Nosotros tenemos una visión completa del alumno, no solamente desde la currìcula, sino que también los alentamos a formar parte de una práctica profesional, a estar atentos a lo que el mercado les ofrece, a estar comprometidos desde la sustentabilidad, y también desde el emprender.

Nosotros al alumno lo tenemos que preparar desde lo humano, que esa la competencia única que no te va a dar ni un robot ni una computadora, y tiene que estar preparado para responder con creatividad, con originalidad, preparado para cooperar con otros para trabajar en equipo; y ese es el compromiso que tenemos nosotros en las aulas y como universidad.

¿Qué perfil de profesionales hay que formar?

Me parece importante formar profesionales de la publicidad comprometidos con una realidad que nos exige eso. Como docente, hay que prereguntarse qué le estoy dejando o qué puedo ofrecerle al alumno que sea distinto a la academia o lo que adquiere de un libro.

Creo que tenemos que brindar una formación más completa y esa responsabilidad se da en las aulas con nuestro compromiso, con el poder pararnos frente al alumno y crear juntos, incentivarlo para que cambiemos el mundo juntos y que no solo sea una cuestión de profesionalismo sino también de humanidad.

Además, la oportunidad que le brinda esta Universidad a estudiantes de tener un desarrollo emprendedor, aprender gestión ambiental, estar en contacto con prácticas profesionales y prácticas solidarias les permite vivir y sentir la práctica desde sus primeros años, hasta después recibidos.

A mí me ha pasado también como estudiante, que en el proceso de una práctica profesional, por ejemplo, terminás haciendo una pasantía en lo que después se va a convertir en tu primer trabajo y eso no es menor, porque te abre las puertas a un mundo empresarial que después cuesta entrar solo por un currículum o solo por una carpeta de trabajos.