El acompañamiento de kinesiólogos a deportistas amateurs o profesionales no solo implica la recuperación física ante posibles lesiones, sino un trabajo diario e integral con foco puesto en la prevención y el cuidado del cuerpo. ¿Cómo trabaja un kinesiólogo deportivo?

Como sabemos, cada día es más común que los deportistas individuales o grupales de distintas disciplinas sumen a profesionales kinesiólogos a sus equipos médicos para garantizar de esta manera el mejor rendimiento deportivo de cada jugador.

En general, se estima que el 80% de las personas que practican un deporte por más de cinco años podrían tener al menos una lesión de mayor o menor gravedad en el transcurso de sus carreras, y ante esta cifra se torna importante contar con un cuerpo médico que acompañe el desarrollo de cada deportista.

Entre algunas de las lesiones más comunes que se pueden sufrir durante el entrenamiento o el juego se destacan los esguinces o torceduras de ligamentos, desgarros de músculos y tendones, lesiones de rodilla, hinchazones musculares, lesiones en el tendón de Aquiles, fracturas o dislocaciones. Una de las causas que más contribuye a su aumento es el crecimiento de todo tipo de competencias deportivas (como mundiales u olimpíadas), donde la exigencia física es mayor y por ende los riesgos de que el cuerpo se lastime también aumentan.

Sin embargo, la mayoría de este tipo de lesiones pueden ser prevenidas si se cuenta con el seguimiento de profesionales de la salud idóneos en el tema, y para esto la kinesiología aplicada al deporte es una rama esencial.

Como ciencia que estudia el movimiento humano, la kinesiología pone foco en la prevención y rehabilitación de las lesiones producidas por traumatismos deportivos, permitiendo que el kinesiólogo brinde una asistencia inmediata en el campo de juego y se ocupe luego del cuidado y reincorporación del deportista a la competencia.

La importancia de un buen diagnóstico

Para que un atleta tenga un buen rendimiento deportivo, además de una correcta preparación física, es necesario que los profesionales de la salud que lo rodean cuenten con una mirada multidisciplinaria de su estado físico. Un correcto diagnóstico y conocimiento del cuerpo del deportista son claves importantes para prevenir lesiones, y en caso de que estas sean inevitables, para tratarlas de la mejor manera posible.

De esta manera, con un diagnóstico temprano y una correcta rehabilitación en tiempo y forma, el atleta tiene mayores posibilidades de retomar su entrenamiento y recuperar su rendimiento en el menor tiempo posible y de la mejor manera.

Para que un deportista alcance el mejor rendimiento, sus esferas biofísica, técnica, táctica y psicológica deben estar complementadas, y así los resultados serán visibles en cada entrenamiento o competencia.

Lo que ocurre en cuanto a las lesiones más comunes que puede sufrir un atleta es que la mayoría son consecuencia de la repetición de prácticas o gestos deportivos inadecuados, un punto crucial sobre el cual debe actuar el kinesiólogo que acompaña su seguimiento.

Pensada desde una perspectiva integral, la kinesiología deportiva debe integrar las terapias pasivas, las terapias del cuidado y el tratamiento de las lesiones, y el kinesiólogo deportivo debe ser capaz de trabajar con atletas de todo tipo y deporte, generalmente junto a otros especialistas que le permitan diseñar las estrategias adecuadas para cada deportista. Este gran marco general comprende desde la alimentación de los atletas, la corrección de movimientos, la prevención de lesiones y otro tipo de actividades que fomenten el mejor rendimiento posible.

Diego Rodríguez, el reconocido kinesiólogo que en 2016 acompañó una recuperación de rodilla del tenista argentino Juan Martín Del Potro expresa:

“A nosotros nos relacionan con la enfermedad y la persona ya operada. Pero en realidad, la kinesiología tiene otra incumbencia y esa es la de la prevención. Cuando nos preguntan qué hacemos en la gira, les contesto que los cuidamos. Porque curar es cuidar”.

La formación de los kinesiólogos

La perspectiva integral de los profesionales de la salud está directamente relacionada con el tipo de educación que cada kinesiólogo recibe durante su formación universitaria y sus primeras prácticas laborales.

En Universidad Siglo 21 la nueva Licenciatura en Kinesiología y Fisioterapia surge desde la premisa principal de entender la salud como un estado de completo bienestar, donde los principales valores que se fomentan a los estudiantes son la empatía y el compromiso con la salud de las personas, entendiendo a la salud como un equilibrio físico, mental y social.

Como Licenciados de Siglo 21, los profesionales egresan con capacidades para desarrollarse en cualquier tipo de establecimiento médico y deportivo, comprendiendo a la salud y estado físico de cada atleta como un todo, y respondiendo a lo que el mundo demanda hoy.