Cada 11 de septiembre conmemoramos a nuestro profesorado y por eso recuperamos las palabras de María Eugenia Scocco, directora de la Licenciatura en Educación de Siglo 21, quien señala que el primer gran desafío que tiene la universidad es tomar el perfil del alumno actual y articularlo con nuevos procesos de aprendizaje.

“Una universidad tiene que estar inserta en el mundo, comunicada, porque para pensar el aprendizaje en materia de contenidos, de modalidades, de formas de hacer ciencia, debemos cada vez más interactuar con esta sociedad vinculada en términos de globalización”, afirma Scocco, directora de la Licenciatura en Educación de la Universidad Siglo 21.

El siguiente paso es asumir “mayores involucramientos sociales” ya que la construcción del conocimiento científico “tiene que estar respondiendo a la necesidades de nuestros entornos”.

Docente en movimiento

“El docente de Siglo 21 abandona paradigmas, modifica, redefine, estudia, se capacita; para nosotros es fundamental pensar que la Universidad será de vanguardia si prepara alumnos que puedan responder a las demandas de nuestro entorno. Eso es imposible si no se hace con contenidos altamente calificados y novedosos, actualizados pero con un docente, también, que pueda responder y que pueda dar curso a este encuadre pedagógico-didáctico innovador”, explica.

Alumnos líderes

“Todos nuestros proyectos, nuestras discusiones, nuestro trabajo tiene que ver con poder mirar al alumno desde antes de que llegue a nuestra universidad, de poder recibirlo, conocerlo y acercarnos a sus necesidades en función de la realidad que este alumno tiene”, señala.

“Estamos muy orgullosos de ver que cada uno de nuestros alumnos día a día ocupan lugares de liderazgo y realizan aportes importantes en cada uno de los lugares donde viven y en cada uno de los entornos y en los grupos de los cuales ellos forman parte. Creo que ese es el mayor sentido de un profesional, devolver a la sociedad todo lo que de alguna manera desde otros espacios y lugares la sociedad nos brinda a cada uno de nosotros como ciudadanos”, añade.

 

Respuestas concretas

Scocco considera que “es fundamental” que docentes, alumnos y los distintos gestores que se involucran en los procesos de enseñanza y aprendizaje estén “empapados de la necesidad de procedimentar, sistematizar, evaluar y modificar en función de las demandas del entorno”. “Es necesario poder dar respuestas concretas, específicas, ajustadas y esta modalidad de trabajo atraviesa la modificación de los planes de estudio, nuestros espacios y los insumos con los que trabajamos”, sostiene la directora de la carrera Licenciatura en Educación.

“Haber pasado del antiguo pizarrón con tizas, a una pizarra magnética con fibrones y a tener hoy un edificio como Experimenta, que nos permite encuadres pedagógicos mediante simuladores que dan la posibilidad de trabajar con hologramas, de trabajar con legos, es pensar el aprendizaje desde otro contexto, desde la experiencia, la colaboración y el trabajo, esencialmente en un entorno atravesado por la tecnología”, afirma.

¿Cómo caracterizás este momento para la producción de conocimiento?

El objeto de conocimiento no está fragmentado como antes, cuando pensábamos en trabajar con una delimitación temática que tuviera que ver con las ciencias fácticas o las ciencias sociales. Actualmente el mundo presenta una complejidad de objetos de conocimiento que las vamos a traducir en problemas, en situaciones para poder hacer ciencia.

Por ende, la investigación atraviesa totalmente nuestras prácticas, nuestros proyectos,  nuestra proyección como universidad y, al mismo tiempo, hablamos de innovación, ya que no solamente consideramos los problemas que se nos presentan sino que debemos preparar al alumno para que sea un profesional que resuelva problemas que, tal vez, aun no conocemos.

¿Cuáles son las características del modelo pedagógico de Siglo 21?

El modelo pedagógico-didáctico de la Universidad Siglo 21 está caracterizado por la innovación educativa, con elementos y variables concretas que dan cuenta de la necesaria actualización permanente. En los planes de estudio y en los contenidos se consideran las nuevas producciones, las investigaciones que aparecen en línea y a las que tenemos la posibilidad de acceder y de participar desde los entornos virtuales en situaciones de aprendizaje colaborativo.

¿Cómo vinculan la alfabetización digital con los objetivos de aprendizaje?

A partir de los avances de la tecnología, que son vertiginosos, el contexto de formación y académico presenta grandes desafíos todo el tiempo, porque la tecnología nos permite tener mucho acceso a la información. Estamos convencidos de que esta alfabetización digital debe tener un aprendizaje delimitado en función de objetivos de aprendizaje. A veces, los alumnos son Millenials, entonces conocen y tienen acceso a los recursos tecnológicos pero no siempre en función de objetivos de aprendizaje, ese es el primer gran desafío que tiene la universidad: utilizar y tomar este perfil del alumno actual pero articularlo con contextos de aprendizaje, de análisis de la información, de selección, de construcción, de nuevos procesos de aprendizaje.

Como docentes, requiere mucha apertura creativa de nuestra parte, mucho movimiento intelectual para estar a la altura de las circunstancias en términos de estándares de calidad que son fundamentales. Desde que incluimos un proyecto de educación a distancia, hemos modificado y transformado no solo el modelo académico de enseñanza-aprendizaje sino que tuvimos que incluir, modificar y cambiar plataformas y accesos tecnológicos para brindar el mejor servicio a nuestros alumnos.

¿Qué implica pensar un modelo educativo?

Actualmente pensar en un modelo educativo académico es pensar en competencias, en formar a nuestros alumnos en competencias sobre cuestiones asociadas a la información y al contenido. Los pensadores del siglo XXI, los nuevos paradigmas nos comparten que la idea de pensar en objetos de conocimientos fragmentados o en ciencias disciplinares unívocas, ya no es posible, en este momento nuestra sociedad, la globalización nos acompaña en términos de poder formarnos y capacitarnos tanto hacia el interior de la universidad como en sus procesos de formación en términos de resolver problemas, abordar situaciones para optimizar recursos, modificar creativamente las acciones.