El día que Melanie Lucei se fue a vivir a Trujillo, Perú, entre lo que se llevó de Argentina estaban su perro Milo y los apuntes de la carrera de Recursos Humanos de la Siglo 21. Su novio Marcelo es futbolista, hace diez años que están juntos y ella arma las valijas cada vez que a su amor lo compra algún club. Por ejemplo, la pareja ya ha armado su hogar en Formosa (Argentina) en 2014, Chiclayo (Perú) en 2015 y 2017, y en Trujillo en 2016 y 2018.

Él ahora juega en el club Carlos A Mannucci, el equipo que disputa en la Segunda División. Ella no se pierde un partido en el Estadio Mansiche.

Su vida itinerante fue el principal motivo por el que eligió la Universidad Empresarial Siglo 21, porque era una de las únicas ofertas académicas que le permitían estudiar a distancia. 

“​Es una buena experiencia, la flexibilidad de esta modalidad me permite organizar mis tiempos. Y es la única forma en la que puedo estudiar sin interrupciones, viviendo en diferentes ciudades todos los años”, cuenta Melanie.

Le falta un año para recibirse y confiesa que con el título en mano le gustaría “trabajar en el sector de Selección de Personal de alguna empresa textil”. Se trata del rubro donde más experiencia laboral ha recogido, en particular desempeñándose en el área de administración. Siempre estuvo motivada por los recursos humanos, ya que “en las compañías donde trabajé, antes de que nos toque vivir afuera, el sector de RRHH siempre me pareció súper interesante”. Por eso, no dudó cuando eligió la Licenciatura.

En la carrera le va bien y confiesa que su estrategia es empezar a estudiar antes de los exámenes finales: “En etapa de cursado voy preparando los resúmenes, que me ayudan a completar los trabajos prácticos y demás, y luego me sirven para repasarlos antes de cada final”.

Tiene 27 años y actualmente hace trabajos freelance como Community Manager y también como fotógrafa, que además de un oficio, la fotografía es su hobbie. En sus ratos libres, si no pasea a Milo, aprovecha para hacer pilates.

Nacida en Vicente López, Melanie se inscribió en el Centro Universitario de Buenos Aires, por lo que los finales de sus materias los rinde allí. Además, es inevitable que regrese para pasar las vacaciones, y si le da el tiempo, por turismo viaja a Capilla del Monte, Córdoba, donde su mamá tiene una casa: “Me gusta la tranquilidad, los paisajes, la buena onda”, cuenta.

Si bien su ciudad natal es mucho más pequeña, Melanie se adaptó rápido a Trujillo, una localidad de aproximadamente 800 mil habitantes, al noroeste de Perú. “Hay algunas diferencias en las costumbres, en la forma de hablar, en las comidas”, cuenta.