*Por Patricia J. Sansinena, Abogada -Asesora laboral de empresas- Docente Universidad Siglo 21.

Son tiempos que requieren una mirada interior para lograr el equilibrio que nos permita ver con optimismo este desafío de la realidad, asumiendo reflexiones creativas para superar el momento excepcional que transitamos.

La situación actual tiene como antecedentes los Decretos de Necesidad y Urgencia dictados por el Poder Ejecutivo, en el marco de la crisis del COVID-19. Para lograr sobrellevar este contexto las empresas deben hacerse cargo de exigencias profundas y el resto de los ciudadanos colaborar en brindar informaciones pertinentes.

Estos decretos números 260 (12-3-2020); 287 (17-3-2020) y 297 (19-3-2020) han provocado incesantes resoluciones tanto de AFIP como especialmente del Ministerio de Trabajo Empleo y la Seguridad Social. Es precisamente la Resolución 219/2020 del MTESS, dictada el 20 de Marzo de 2020, que trata de Aislamiento Obligatorio, Pago de remuneraciones, Reducción de contribuciones y Certificación para circulación del trabajador.

Resulta de interés explicitar el alcance de esta disposición normativa, por cuanto la misma aporta variaciones al concepto salarial de los trabajadores, al menos durante la vigencia de la circunstancia extraordinaria.

La primera cuestión se vincula con los empleados que prestan servicios. Al respecto, el art 1 dispone que: Los trabajadores y trabajadoras alcanzados por el “aislamiento social preventivo y obligatorio” quedarán dispensados del deber de asistencia al lugar de trabajo.

Cuando sus tareas puedan ser realizadas desde el lugar de aislamiento -implementando la modalidad de teletrabajo- deberán en el marco de la buena fe contractual establecer con su empleador las condiciones en que dicha labor será realizada. Quienes efectivamente acuerden este modo de realización de sus tareas, percibirán su remuneración habitual.

En aquellos casos en donde los empleados no acuden al lugar de trabajo las sumas percibidas tendrán carácter no remuneratorio, exceptuando los aportes y contribuciones al sistema nacional del seguro de salud y al Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados.

Será la Administración Federal de Ingresos Públicos quien dispondrá las medidas necesarias a fin de verificar la correcta aplicación de esta disposición. Esto significa que deben persistir los aportes y contribuciones a la Obra social de los empleados activos, e igualmente el aporte a la ley 19.032 (PAMI).

Reconocimiento de Empleos Esenciales

El art. 2 de la resolución establece que los trabajadores y trabajadoras que presten servicios en las actividades descritas en el artículo 6 del DCNU-2020-297-APN-PTE y sus reglamentaciones, serán considerados “personal esencial” en los términos de la Resolución del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social N° 207. La continuidad de tales actividades en estas circunstancias constituye una exigencia excepcional de la economía nacional y se interpreta como un presupuesto de fuerza mayor extraordinaria que justifica la habilitación de la jornada bajo la forma de un deber para los empleados.

El art 3 de la Resolución ministerial, le otorga rango de empleados en los términos descritos a los llamados contratados de la administración pública, que fueran habilitados por imperio del decreto 1109 del año 2017. Con iguales efectos suma a este colectivo a los becarios, pasantes, residencias médicas y los casos de pluriempleo o de múltiples receptores de servicios.

La excepcionalidad toma estos presupuestos de figuras “no laborales” conforme su base regulatoria, para entenderlos como “trabajadores“ con igual efecto al resto de los subordinados que explicita la resolución.

La resolución ratifica a su vez que la distribución de la jornada de trabajo para las situaciones esenciales queda bajo la dirección del empleador. En relación a las horas suplementarias de trabajo que se deban liquidar, tendrán una reducción del 95 % de la alícuota prevista en el art. 19 de la Ley N° 27.451 -respecto de las contribuciones patronales- que se destina al Sistema Integrado Previsional Argentino, es decir, solamente las contribuciones al sistema jubilatorio.

Por su parte, el art 5° de la Resolución determina que los contratos que tengan nacimiento en el marco de la emergencia tendrán la modalidad de Contrato de Trabajo eventual. Los salarios que se liquiden en estos contratos tendrán igual tratamiento de reducción de las contribuciones patronales respecto del SIPA, exclusivamente, en el mismo porcentual del 95 %.

A los fines de la circulación de los trabajadores alcanzados por las situaciones esenciales, las personas deben recibir de su empleador una Certificación que justifique su movilidad para exhibir en los controles policiales, aportando los datos que necesariamente debe contener este certificado. Se propone un modelo posible para esta certificación: Descargar Aquí