Pensar en la formación de los docentes que educan a los líderes del futuro es uno de los desafíos más importantes de Siglo 21. La Licenciatura en Educación es una de las apuestas de la universidad para formar a los profesores que el mundo necesita.

“No hay mejor profesor que aquel que tiene un alto potencial y capacidad para el aprendizaje”, dice la Lic. María Eugenia Scocco, tutora de la Licenciatura en Educación de Siglo 21, dirigida a profesores que quieran adentrarse en el mundo de las nuevas didácticas y la tecnología educativa.

En un contexto de cambios constantes referidos a lo tecnológico, a las formas de comunicación y al crecimiento exponencial de las ciudades y sociedades, transformar la educación es uno de los desafíos más grandes de las instituciones educativas, en muchos casos todavía pendientes, ya que de eso depende la formación de los profesionales del mañana.

La Licenciatura en Educación de Siglo 21 pone énfasis en la revolución tecnológica y en los cambios sociales y culturales vertiginosos, que se traducen en la forma en que los alumnos aprenden, pero también en la manera en la que los docentes enseñan.

Esta oferta educativa, una de las apuestas que posiciona a la universidad como líder en la enseñanza de programas de educación, impulsa a los profesores a asumir desafíos como: incorporar las TICs en el aula, implementar plataformas de educación a distancia e innovar en materia educativa desde la pedagogía y la didáctica en todos los niveles.

“El docente de Siglo 21 abandona paradigmas, modifica, redefine, estudia y se capacita”, dice Scocco.

Según la tutora de la carrera, uno de los desafíos claves es la adaptación a las transformaciones, lo que implica que tanto el docente como el alumno “se empapen” de la necesidad de modificar sus prácticas en función de las nuevas necesidades psicosociales, complejas y globales.

“Haber pasado del antiguo pizarrón con tizas a una pizarra magnética con fibrones y luego a un edificio como Experimenta 21, nos permite pensar en encuadres pedagógicos nuevos desde donde impulsar el aprendizaje situado, invertido, por impacto y evidencias”, señala.

“Estamos atravesados por la tecnología”

Ser docentes hoy requiere una empatía con las transformaciones en la forma de vida que atraviesan los jóvenes. Desde hace tres años, Experimenta 21 se inauguró con el objetivo de poner a disposición las nuevas tecnologías al servicio de la formación de alumnos y la generación de proyectos que los preparen para la realidad profesional.

Con 11 pisos equipados con infraestructura singular y lúdica, instalaciones tecnológicas y espacios ambientados para el aprendizaje colaborativo, Experimenta 21 fue una de las decisiones más grandes de la universidad relacionadas a aplicar la tecnología al servicio de la educación.

“Somos una comunidad de aprendizaje que está convencida de que la educación y los quehaceres profesionales modifican el mundo. Eso es Siglo 21”, dice Scocco, y señala que el hecho de utilizar herramientas tecnológicas de avanzada como simuladores y hologramas tiene que ver directamente con pensar la educación desde otro contexto.

“Estamos atravesados por la tecnología”, insiste.

Otro de los lemas fundacionales de la Universidad relacionado a la educación de los jóvenes es transmitir conocimiento, pero además crear experiencias significativas de aprendizaje, algo que también invita a los educadores a ser conscientes de las generaciones del mañana.

En este sentido, el Modelo Academia 21, sumado a la tecnología antes mencionada, a los programas de formación docente y la infraestructura disponible, conforman el mejor escenario desde donde desarrollar la tarea de educar.

Entre algunas de las competencias puntuales que contempla la Licenciatura en Educación se encuentra la posibilidad de que los profesionales se desenvuelvan en la gestión de instituciones educativas, áreas de asesoramiento y evaluación pedagógica, construcción de programas educativos innovadores e investigación de nuevas problemáticas de estudio, en materia de aprendizaje.