La experiencia de estudiantes destacados que forman parte de la Universidad está atravesada por el esfuerzo y dedicación, que muchas veces se ve reflejado en la creación de proyectos con impacto real en la comunidad.

En la Universidad Siglo 21 los alumnos comparten vivencias que van más allá del aprendizaje dentro de las aulas. La propuesta académica aspira a alcanzar una formación íntegra, que contempla y tiene en cuenta las necesidades que plantea la sociedad.

Facundo Olmedo es cordobés y cursa la Licenciatura en Administración. Su excelencia y ganas de emprender lo llevan a representar dos pilares del Modelo Academia 21: Vínculos con el Mundo Productivo y Social e Inclusión y Convivencia Social. A partir de estos valores, los alumnos encuentran un balance positivo que ayuda a volcar los conocimientos adquiridos en la carrera en casos concretos y prácticos.

“El ser emprendedor es un camino, el cual estoy transitando e implica mucha constancia para llegar a lo que uno se plantea. En este trayecto la universidad me acompañó durante un proceso que es largo y sinuoso”, expresa.

El alumno empezó su vida universitaria con la carrera de Ingeniería Industrial hasta que se dio cuenta que la currícula no lo convencía. Necesitaba un cambio, encender la llama de las personas que logran encontrar su vocación: “Me cambié a esta Universidad por el perfil empresarial que sabía que tenía y que me gusta mucho. Además, el plan estudio me llamó la atención. Materias innovadoras y relacionadas a los grupos, liderazgo y sociología despertaron mi interés porque me pareció que apuntaban a una generación venidera”, asegura.

De pequeño siempre soñó con inventar algo propio y se instruyó con personas formadas en el mundo del emprendedorismo, aprendiendo sobre cómo hacer empresas de incidencia social y ambiental, sin limitarse a fines económicos.

La respuesta al “¿Qué comer?” en un solo proyecto

Facundo creó Cookbag, una iniciativa que ofrece hábitos alimenticios saludables en las empresas. Se trata de una heladera de autoservicio que comercializa paquetes con productos frescos y sanos a la hora del almuerzo. En virtud de su experiencia, manifesta:

“Emprender me ayudó a mostrar lo que vengo haciendo y a conectarme con la gente, intercambiar recomendaciones y acercarme a lo que el mercado está pidiendo”.

Como valor agregado, se encuentra en este proyecto la posibilidad de reciclaje de los frascos. En este sentido, Olmedo añade: “Cada cierta cantidad de frascos reciclados vamos a donar alimentos para distintos comedores en la ciudad”.

Formación académica y conciencia social

Facundo posee una gran experiencia en materia de responsabilidad social. Participó en TECHO, Baccigalupo y Banco de Alimentos, en donde trabajó sobre problemáticas como la pobreza y inclusión social a personas con discapacidad intelectual. Sus tareas rondaron en torno a la construcción de viviendas, la organización de eventos solidarios y la recolección de alimentos para los sectores más carenciados.

“No debemos esquivarle al compromiso social. Esto hace que seas consciente y responsable de que hay un entorno afuera, aparte del que uno está acostumbrado o del que uno está rodeado”, afirma.

En su recorrido emprendedor, el estudiante destaca la posibilidad de formarse en contextos en donde se pone en práctica lo aprendido. En este sentido, recalca los beneficios de estudiar en el Edificio Experimenta:

“En ese espacio curso las materias que más disfruto porque son más prácticas, más llevadas a la realidad, al día a día, en los cuales los profesores se pueden explayar más y contar su experiencia como profesionales”, describe.

Debido a sus aportes a la comunidad, Facundo Olmedo recibió la 4ta Mención Especial en Destacados 21, un espacio de reconocimiento a los estudiantes sobresalientes en materia de emprendedorismo, liderazgo y conciencia social.

Los invitamos a conocer el Modelo Academia 21, el cual busca potenciar las competencias, expandir las ideas y concretar los proyectos de nuestros estudiantes.