Su pasión por el rugby lo llevó lejos: debutó en Los Pumas y compitió en los juegos olímpicos. Además, sigue jugando en su club natal, Tala Rugby Club, y aspira a convertirse en administrador de empresas.

A los 9 empezó su carrera deportiva. Hoy tiene 24. “Un amigo del cole que jugaba al rugby me invitó a que vaya a probar, fui al Tala y no paré más”, recuerda.

El deporte lo contactó con un grupo de amigos “muy lindo” y con la oportunidad de viajar. “En el rugby se viaja mucho con la división y siempre conocés gente nueva, aprendés de otras culturas, es muy enriquecedor”, dice Germán.

¿Qué significa el deporte en tu vida?

Hoy es mi pasión y hoy me dedico 100% a esto. De a poco cada vez me fue gustando cada vez más, y hoy es lo más importante que tengo. Creo que incluye a todo lo que me rodea, mis amigos, mi familia.

¿Qué es lo que más te gusta del rugby?

Creo que es una enseñanza de vida, un estilo de vida. Más allá del deporte aprendés muchos valores que podés aplicar en toda la vida. Cada vez que me toca estar en una cancha, compartir con amigos o con un rival, se aprenden cosas nuevas.

Los valores que más rescato y son los valores de mi club también son la humildad, el sacrificio, el esfuerzo y la constancia, para tratar de llegar al objetivo que tiene uno.

¿Cómo es un día tuyo?

Cuando estoy en Córdoba, generalmente entreno en un centro de alto rendimiento con otros chicos de rugby a la mañana. Almuerzo en casa, trato de descansar porque siempre se entrena duro. Después aprovecho la tarde para estudiar y adelantar lo más que pueda de la facultad. Más a la tarde/noche me voy al club y ahí entreno de nuevo. Después vuelvo a casa y ya se termina el día.

¿Por qué decidiste estudiar una carrera universitaria?

Elegí Administración porque es una carrera bastante amplia, donde podés buscar un rumbo para cualquier lado. Creo que te da las herramientas para poder salir a la calle.

Como en todos los deportes, la vida útil del deportista es más corta. Entonces, más allá del título, creo que se aprende mucho y son cosas que te sirven para la vida cotidiana. Es una herramienta muy importante el hecho de ir a la universidad y poder estudiar.

¿Cómo te ves en unos años?

Yo siempre intento tener objetivos a corto plazo, pero mi objetivo es poder jugar en Los Pumas y consolidarme ahí. También poder terminar una carrera, tener un título, para que el día que no pueda jugar más pueda tener otra salida.

Yo me considero una persona con muchas ganas y trato de transmitir que siempre se puede cumplir los objetivos, que quizás se hace difícil o cuesta arriba pero lo importante es sacar energías y tratar de llegar a ese objetivo.

¿Qué tiene en común el deporte y el estudio?

Si comparo la facultad con el rugby la verdad es que encuentro muchas similitudes. Por ejemplo: siempre cuando uno se prepara para un partido se genera un estrés, una preocupación y una concentración previa, creo que pasa lo mismo cuando hay que ir a rendir. Y me pasa todos los días, que quizás te levantás con fiaca o no tenés muchas ganas de ir a entrenar  pero tenés que ir igual. Con el estudio pasa lo mismo: volvés cansado de entrenar y bueno hay que agarrar los libros y ponerse a leer. No hay que rendirse para tratar de llegar al objetivo, aunque sea un partido o un examen.