Luca Rozycki, egresado y docente de la Universidad Siglo 21, llegó a competir en el IRONMAN 70.3, la prueba de triatlón más importante del mundo. Un ejemplo de esfuerzo y dedicación.

Luca Rozycki, egresado de la Licenciatura en Comercio Internacional y docente de Siglo 21, participó del IRONMAN 70.3, la prueba más exigente, antigua y prestigiosa de triatlón en el mundo. La competencia deportiva, que se realizó el pasado 11 de marzo en Bariloche, incluye tres disciplinas: 1900 metros de natación, 90 kilómetros de ciclismo y 21 kilómetros de running.

El atleta logró concluir la carrera en 5 horas y 46 minutos pero, para llegar a esta marca, tuvo que desarrollar un duro entrenamiento. “Para el objetivo IRONMAN 70.3 me prepare entrenando 6 veces por semana, 3 de ellas en doble turno. Lunes, miércoles y viernes entreno natación y corro en el Parque Sarmiento, martes y jueves ruedo en bicicleta en el Estadio Kempes y los sábados ruedo por las Sierras de Córdoba de 70 a 150 km.”, detalla Rozycki.

Además de la preparación física, Luca destaca la importancia de una buena alimentación para participar en competencias de alto nivel: “Siempre tengo que alimentarme correctamente y cada 4 horas, porque sino el cuerpo se queda sin energía y no rinde. Durante las sesiones de ciclismo o pedestrismo es clave alimentarse e hidratarse cada 45 minutos”.

La exigente rutina de Luca comienza a la 6 de la mañana y combina exitosamente el deporte y las obligaciones diarias. “En las semanas que ejerzo la docencia, debo preparar la clase y estudiar la lección durante el fin de semana anterior y, según el horario de la clase, acomodo los entrenamientos”, explica.

Primeros pasos

Desde que era un niño, Luca tuvo la posibilidad de practicar distintos deportes. Con el correr del tiempo empezó a practicar running exclusivamente y a correr carreras en distintas partes del país y del mundo. “En diciembre de 2016, un compañero de mi Running Team nos comenta la idea de hacer un triatlón totalmente amateur en la Ciudad de Cosquín. Ese fue mi debut. El evento incluía 300 metros de nado, 10 kilómetros en bicicleta y 2.5 kilómetros de pedestrismo. Yo no nadaba desde hacía años y también tuve que pedir prestada una bicicleta para poder hacer ese triatlón. Fue una carrera muy divertida y, puedo decir, que ahí surgió mi nueva pasión. Al día siguiente me inscribí en un club de natación y empecé a ahorrar para poder comprarme una bicicleta de triatlón”, relata.

Desde entonces el triatlón es el deporte que Luca Rozycki practica a diario. Participó de competencias nacionales e internacionales, entre ellas, un triatlón de distancia sprint en la ciudad de Hong Kong y otro de distancia olímpica en La Paz, Entre Ríos. La trayectoria recorrida fue lo que lo animó a inscribirse en el IRONMAN 70.3.

Una mirada al futuro

Participar en el IRONMAN 70.3 fue, sin dudas, una experiencia muy valiosa para Luca: “El relieve montañoso, la temperatura de 12 grados y la gran cantidad de viento, hicieron que fuera una carrera muy hostil. Sin embargo, el aliento de familiares y amigos me ayudó a completarla. Esta carrera fue única para mi”. Además recibió apoyo económico de la Siglo 21. “Fue de gran ayuda ya que mis costos fijos destinados al deporte son elevados y me permitieron aliviar mis finanzas”, reconoce.

A los tres días del evento, comenzó a prepararse para el IRONMAN 70.3 que se realizó en Punta del Este el 8 de abril. Para él fue otra experiencia inolvidable en donde, además, logró mejorar su marca a 5 horas y 18 minutos.

En lo que resta del año, el atleta participará de tres competencias que se harán en Rosario, Buenos Aires y Cartagena de Indias. Su máximo objetivo es clasificar a nivel mundial en el IRONMAN 70.3 -lo que implica bajar su tiempo a 4 horas 30 minutos- y, a largo plazo, participar en el IRONMAN 140.6.

Para alcanzar sus metas y superarse día a día, Luca tiene dos ideas claras: “La primera es el slogan de IRONMAN “Anything is possible”, y la segunda es una frase del múltiple campeón de IRONMAN, “Everyday I want to go to bed better than when I woke up”.