A los 8 años empezó su primer emprendimiento: vender flores en la calle para poder comer. Desde ahí en adelante no dejó de trabajar y se encaminó en distintos rubros, hasta crear CROWDFUNDING BA.

Iván Gaitán tiene 31 años y una vida dedicada a buscar nuevas oportunidades. Vive en Ituzaingó, provincia de Buenos Aires, y actualmente, lleva adelante tres emprendimientos: TECHNOITUZAINGO, que es venta de tecnología a través de las redes; CREDIFAN, que otorga créditos personales a particulares no bancarizados y, además, gestiona una flota de cinco autos trabajando en Uber.

Todos estos proyectos fueron surgiendo por su impulso de generar nuevos negocios vinculados a los cambios tecnológicos de esta era. Uno de los mejores aprendizajes en los últimos años lo obtuvo de uno de los deportes del momento: el running.

“Siempre cuento que correr me cambió la vida, me enseñó a superarme, a cambiar de hábitos, y a ponerme objetivos a corto y largo plazo”, sostiene Iván.

En la convocatoria a “Emprendedor del Año 2019″, organizado por el Gobierno nacional junto a reinventate.org , el joven emprendedor quedó seleccionado con CROWDFUNDING BA, un sitio web de inversiones que se encuentra en desarrollo. Se trata de una plataforma donde los actores principales van a ser emprendedores que puedan plasmar una idea y encontrarse con inversores que hagan realidad estos proyectos,
a cambio de un retorno. “Se va a enfocar primero en ser una plataforma que resulte fácil de usar para todo tipo de cliente que quiera invertir, sin tener conocimientos previos en inversiones, y a su vez, que cada proyecto esté presentado de manera tangible para el cliente, de manera que se vea proyectado en él y le resulte más que atractivo”, explica Gaitán.

Además, CROWDFUNDING BA busca dar impulso a nuevos emprendedores que al principio, como le sucedió a Iván, “no cuenten con ideas y proyectos realmente buenos y no consigan financiamiento”.

Otra característica de este sitio web es que tendrá un ingreso monetizado por suscripción. De esta manera, apunta a convertirse en un market place de proyectos edilicios, financieros, venta en pozos, franquicias, por nombrar algunos rubros. “Todo negocio sustentable se verá en nuestro sitio y con un marco legal todo con contratos físicos u online para que la idea cierre en un sitio web que sea fácil, rápido y seguro”, afirma su líder.

Para continuar especializándose, Iván Gaitán se inscribió como alumno al Programa en Innovación y Gestión de Finanzas Digitales – Fintech Vicente López, de la Universidad Siglo
21.

-¿Qué te aportó tu paso por la universidad?

-La universidad aporta conocimiento, ejemplos de vida y contactos importantes. Considero importante formarse ante una era vertiginosa y que cambia constantemente.

-¿Qué le dirías a alguien que va a emprender?

-Le diría que se pregunte cuál es el propósito por el cual hace las cosas y que lo que decida emprender tenga 100% de su esencia y de su pasión, que tenga constancia, disciplina y paciencia. Después, no existen recetas mágicas: yo recomiendo tirarse al vacío y ahí abrir el paracaídas. Se aprende con acción, errores y fracasos.

Emprender es el arte del encuentro, siempre hablen y cuenten lo que hacen porque abre puertas. La suerte se fabrica y las oportunidades se construyen.

-¿Cuáles son las oportunidades y debilidades que tenés que enfrentar?

-Las oportunidades son muchas pero destaco el aprendizaje constante como emprendedor independiente. Y como debilidades puedo nombrar la falta de financiamiento y la falta de grupo de trabajo que respalde y cubra cada área.

Camino a la FinTech

“Me faltó agregar lo más importante: queremos innovar con nuestra propia FinTech, primero, terminando de desarrollar CROWDFUNDING BA”, señala Iván.

La revolución tecnológica a nivel mundial tuvo su impacto en el sector financiero, y redefinió la forma en que los actores del ámbito bancario se relacionan entre sí y con los consumidores. En el centro de la aplicación intensiva de las nuevas tecnologías al sector, surge el concepto de FinTech.

“En la última clase vimos que el 50% de la población no está bancarizada, lo cual es un nicho gigante. Crear de cero una FinTech me puede llevar años, pero con ayuda de profesionales y asociándome con otros, podría generar un buen proyecto capital para contratar quien diseñe el sitio web y app, donde contenga distintos servicios, desde un banco digital, el pago de servicios y convenios, hasta se podrían generar convenios con bancos para que las
personas puedan acceder a una tarjeta de crédito… Las capacidades de una FinTech son infinitas”, concluye el joven emprendedor.