Diana Tuma, Licenciada en Ciencia Política y Relaciones Internacionales, es creadora y presidenta de Potentia, fundación que se enfoca en temáticas de vinculación y educación. Además, es Directora del Instituto de Empresas Familiares de Universidad Siglo 21. Gracias a su gran experiencia y años de trabajo en este campo, Tuma explica por qué es importante lograr la profesionalización de la gestión de las empresas familiares.

 

“Las empresas familiares son el motor de la economía del desarrollo en el mundo y Argentina no es la excepción. Se calcula que entre el 80% y 90% de las empresas son familiares con el impacto que eso genera en el empleo. Sin embargo, son muy pocas las que subsisten los cambios de generación. Se estima que, en Argentina, el 70% desaparece entre la primera y la segunda generación; un 30%, aproximadamente, la heredan los hijos; y solo un 5% llega a los nietos”. Y por ello, agregó:

“Trabajar en la profesionalización de la gestión de las empresas familiares es un desafío clave”

Pero, ¿qué es la profesionalización de la gestión de la empresa familiar?

De acuerdo con Tuma, se trata de dejar en claro las reglas de la empresa a los que la conforman. Es decir, definir el tipo de roles de cada integrante de la familia que participa, precisar los sueldos y prevenir conflictos como, por ejemplo, quién será el sucesor. De esta manera, se aumentarán las probabilidades de que la empresa subsista y crezca en el futuro.

Asimismo, Tuma hizo énfasis en los desafíos que enfrentan, actualmente, las empresas familiares. “Hay que tener en cuenta las tendencias de empresas de triple impacto”.

Relacionarse con empresas que más allá de ser económicamente sustentables sean empresas que se preocupan por el impacto social y por el medio ambiente.

Asimismo, señaló que es fundamental trabajar en modelos de diversidad e inclusión.

Por otro lado, la Directora del Instituto de Empresas Familiares compartió algunos de los logros del trabajo que viene desarrollando desde el año 2007. Entre los cuales destacó que Universidad Siglo 21 fue elegida por el Banco Interamericano de Desarrollo y el Fondo Multilateral de Inversiones para implementar, en toda la región centro, un programa de profesionalización de las empresas familiares. “Desde allí se comenzó a trabajar con profesionales, se formaron más de 300 consultores en todo el país, se sensibilizaron más de 6000 empresarios familiares y le dimos asistencia técnica, aproximadamente, a 250 familias que implementaron sus protocolos de familia y trabajaron en la gestión de órganos de gobierno”, comentó.

Sin duda, Tuma no se equivoca al afirmar que contar con un Instituto de Empresas Familiares en Universidad Siglo 21 es fundamental para que los alumnos tengan las herramientas para entender las características de este tipo de empresa. Y concluyó:

“La temática de empresa familiar se entiende como algo transversal y que toca a las distintas disciplinas y carreras desde los aspectos administración, psicología, legales. Entonces, dar esta formación integral a los alumnos es un diferencial”.