El furor por salir a correr individualmente o en grupo convierte al running en una de las opciones con más adeptos para cumplir con la cuota diaria de actividad física. Pero no todo es diversión en este deporte: también puede ser motivo de lesiones, especialmente cuando no existe el control de un especialista. El rol de la kinesiología en este tipo de entrenamiento.

Ante la inactividad física que acecha a millones de personas –según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es uno de los principales factores de riesgo de mortalidad en el mundo- cada día son más quienes se lanzan al universo del running: el ejercicio de correr, individualmente o en grupo, con distintos niveles de intensidad y en diferentes espacios de la ciudad o la naturaleza.

A lo largo de los años la tendencia del running se ha ido redefiniendo. Si en algún momento el hecho de correr se vio acompañado por la exigencia de contabilizar el tiempo, la velocidad, marcas y calorías, hoy la tendencia está marcada por un fuerte componente de disfrute. Lo que los runners buscan en el movimiento es, además de una mejor salud física, distender las mentes al aire libre, salirse de los esquemas del trabajo y encontrar momentos de compañía, o soledad, con otros que también disfrutan de la disciplina.

Para la OMS, la actividad física en general presenta beneficios para la salud en todas las edades del ser humano y siempre realizar algún tipo de actividad –cualquiera sea- es mejor que no realizar ninguna.

Entre algunos de los beneficios más importantes –que también abarca el running- se destaca el mejoramiento de la salud ósea y funcional, la reducción del riesgo de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidentes cerebrovasculares, diabetes, diferentes tipos de cáncer y depresión; así como la reducción del riesgo de caídas y fracturas vertebrales o de cadera. Además, el equilibrio energético y el control de peso.

Cuando el cuerpo habla

Más allá de los aspectos positivos y beneficiosos que implica salir a correr, si una persona se lanza al entrenamiento sin los recaudos necesarios se expone a una serie de lesiones de menor y mayor escala que pueden acarrear serias dificultades para la salud.

Entre algunas de las más comunes se advierten:

  • Pelvis: síndrome de glúteo profundo, que implica un dolor en la región glútea que irradia hacia la rodilla sin sobrepasarla.
  • Rodilla: por su cara anterior, el síndrome patelofemoral (o rodilla de corredor), el cual implica un dolor que aparece cuando la persona se pone de cuclillas, sube escaleras o hace cuestas. Por la parte lateral, el síndrome de la cintilla ilotibial o tendinitis típica de corredor, que se manifiesta cuando la persona lleva unos minutos corriendo y hace imposible continuar con el ejercicio. Por la parte medial o interna de la rodilla, se puede producir la tendinitis de la pata de ganso, que provoca dolor al bajar cuestas o escaleras y puede evolucionar produciendo una sensación insoportable.
  • Pierna: una de las lesiones más habituales es la periostitis tibial, dolor en la cara anterior de la pierna que aparece al llevar un rato corriendo y al tocar la zona se siente como bolas de líquido.
  • Tobillo: en su cara posterior puede ocurrir una tendinopatía aquílea, la cual implica un dolor que se produce cuando se comienza el entrenamiento. Mientras la persona corre el dolor desaparece, pero en frío este puede aumentar considerablemente, al igual que si se ejerce una presión sobre la zona.
  • Pie: la fascitis plantar es un dolor en la zona del talón que se hace más agudo al momento de levantarse de la cama o cuando ha transcurrido un tiempo en reposo y se inicia la actividad.

Cómo evitar lesiones

Expertos en kinesiología sugieren algunas recomendaciones a la hora de atarse los cordones y salir corriendo, especialmente dirigidas a quienes nunca antes realizaron actividad física y se suman a la tendencia del running.

Una de las más recurrentes es utilizar un calzado adecuado y con buena amortiguación, dependiendo del peso de la persona y de la cantidad de kilómetros que se vayan a correr.

Además, realizar el entrenamiento en superficies blandas, con tiempos y sin priorizar el tiempo que se corre, sino cómo se corre. Si el corredor o corredora ya lleva un tiempo en la disciplina y desea aumentar los kilómetros del recorrido, se recomienda una suba gradual y acorde a las capacidades físicas de cada individuo.

Otra de las sugerencias es realizar estiramientos de piernas y de columna al final de cada entrenamiento. Además, se recomienda que antes de comenzar una actividad física la persona realice una ficha médica para analizar cuál es su estado físico y descartar así posibles factores de riesgo.

En muchas ocasiones, los runners desconocen cómo identificar el comienzo de una lesión y esto hace que sigan ejercitando a pesar de dolores iniciales que pueden derivar en una complicación mayor. Para esto, es necesaria la información y el asesoramiento médico, como puede ser la consulta con kinesiólogos que acompañen la elección deportiva.

Kinesiología y deporte

Como estudio científico del movimiento humano, la kinesiología es la disciplina para el análisis y tratamiento de los problemas que afectan al sistema neuromuscular esquelético y el sistema del cuerpo en general.

El kinesiólogo se especializa en la mejora y mantenimiento de las capacidades fisiológicas del individuo y la prevención de sus alteraciones, con capacidad para intervenir en la recuperación y rehabilitación psicomotora.

Una de las recomendaciones más comunes de los profesionales de esta rama de la salud a la población en general es mover el cuerpo y hacer ejercicio para evitar problemas derivados del sedentarismo, siempre con los recaudos necesarios.

En Siglo 21 la nueva Licenciatura en Kinesiología y Fisioterapia, con fuerte perfil deportivo, nace desde una concepción integral que abarca el equilibrio físico, mental y social de cada persona, entendiendo a los individuos como un todo.

En un contexto donde cada vez más personas se animan al deporte y la actividad física, formar profesionales de la salud situados en cada contexto social y cultural es fundamental para responder a las demandas y necesidades del mundo de hoy.