Actualmente, las pequeñas y medianas empresas son un colectivo subvaluado y con escasas posibilidades de ascenso. Sin embargo, son generadoras de la mayor cantidad de puestos de trabajo de un país. Así lo determinó la Fundación Observatorio Pyme: Las pequeñas y medianas empresas (entre 10 y 200 empleados) generan el 51% de los puestos de trabajo en Argentina y, sumando a las microempresas (menos de 10 empleados), se alcanza el 66% del empleo.

Las pymes intentan desentrañar el camino que conduce a la salida de un laberinto. En él podemos ubicar 5 puertas: Precios, rentabilidad, financiamiento, mercados y automatización. Veamos cada una de ellas.

Primera puerta: Precios. Las pymes no son formadoras de precios, toman los precios del mercado e intentan adaptarse. Si sus clientes ejercen presiones, las condiciones son más duras aún. La inflación opera como un sistema de doble trampa: fija el techo (los precios de venta) y sube el piso (los precios de los costos). El resultado es sólo uno: El desplome de los márgenes.

Segunda puerta: Rentabilidad. La caída en los márgenes impacta directo en la rentabilidad. Esto lleva a que las pymes pierdan poder ante clientes, proveedores y financiadores. En suma, pierdan poder ante el mercado. Su capacidad de innovar cae y se ven forzadas a tomar decisiones en un marco de presión y urgencia.

La rentabilidad no sólo reside en la diferencia entre ingresos y costos. Cuando esta capacidad se agota, existe una segunda palanca que puede insuflar la potencia necesaria para crecer: La gestión eficiente del capital de trabajo.

Tercera puerta: Financiamiento. Históricamente, las pymes manifiestan serias dificultades para obtener financiamiento favorable. ¿Qué entendemos por financiamiento favorable? Que el retorno de los fondos que se obtienen por terceros (vía deuda) sea superior a su costo. Muchos proyectos se dejan de lado porque esta ecuación no cierra y también se pierden muchos puestos de trabajo.

En el último año, 6 de cada 10 pymes argentinas no accedieron a financiamiento de terceros. Costo, temor, desconocimiento y complejidad, son algunos de los motivos.

Cuadro 3 y 4.

Cuadro 3Cuadro 4


Cuarta puerta: Mercado. Según la Consultora Abeceb, 4 de cada 10 pymes argentinas dejaron de exportar en los últimos 5 años y sólo el 16% de las pymes orienta su producción al mercado externo. Por su parte, la Fundación Observatorio Pymes señala que sólo 2 de cada 10 pymes industriales realizaron exportaciones durante el 2017. La fuerte dependencia al mercado interno, hace al sector enormemente vulnerable a caídas en el consumo doméstico.

Quinta puerta: Automatización. Las grandes empresas invierten en automatización y robotización, sustituyendo progresivamente los recursos humanos y produciendo un cambio drástico en la estructura de costos de producción. De manera incipiente las pymes tratan de acoplarse a esta tendencia. La brecha tecnológica aparece nítidamente como otro camino arduo de este laberinto.

La potencia del management

Las pymes y el management deben conformar una sociedad sólida y efectiva. El management no es sólo la correcta administración de los recursos de una organización, sino la búsqueda su máximo rendimiento posible. Es el trabajo de desafiar el statu quo, de repensar nuestras competencias y propuestas, de identificar nuevas oportunidades e innovar. Management es aplicar nuevas y probadas herramientas de gestión, para proyectar la empresa a futuro.

Las cinco puertas que hemos recorrido deben ser abiertas y traspasadas. El management tiene algunas respuestas. La creatividad debe aportar las restantes.