El Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21 elaboró un informe sobre el liderazgo femenino en el ámbito del trabajo, en relación al liderazgo que ejercen los hombres. Los resultados del estudio revelan que los trabajadores reconocen y valoran más positivamente el liderazgo de las mujeres.

Con el fin de indagar sobre las características y el impacto del liderazgo femenino en el ámbito del trabajo, el Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21 llevó adelante una investigación para analizar cómo repercute en el ambiente laboral que los líderes sean mujeres. El estudio contó con más de mil entrevistas realizadas a trabajadores de entre 18 y 65 años todo el país, que de acuerdo a sus vivencias y experiencias particulares respondieron sobre cómo conciben el liderazgo femenino.

Para su desarrollo, aclaran los investigadores, el informe partió de una serie de hipótesis que indican que las mujeres lideran con estilos más “democráticos” y “participativos” que los hombres, quienes generalmente ejercen el liderazgo de manera más “autocrática” o “directiva”.

Acorde a estas premisas, el estudio de Siglo 21 destaca que el 52% de los trabajadores valora positivamente a su líder cuando es mujer, cifra se reduce al 43,3% cuando el líder es hombre.

El 55,6% de los trabajadores asegura sentirse más valorado y orgulloso de pertenecer a una organización o empresa cuando su líder es una mujer.

Sobre la “forma” del liderazgo, destaca la investigación, los trabajadores indican que las mujeres “brindan un mayor reconocimiento (elogios, aprobación o valoración) por los resultados del trabajo y por el esfuerzo realizado”, en comparación al reconocimiento que realizan los hombres (39,9% vs. 28,6%).

Los trabajadores se muestran más satisfechos con la “claridad de las metas” y el “feedback” del líder cuando este es una mujer.

Además, el 40,4% de ellos sostiene que son las mujeres quienes más devoluciones realizan a sus equipos.

A mayor empatía mejores resultados en el trabajo

El informe citado hace alusión a la empatía – la capacidad de ponerse en el lugar del otro- como una característica mayormente asociada al liderazgo que ejercen las mujeres en los ambientes laborales.

En este sentido y según la investigación, el 56,6% de los trabajadores reconoce sentirse más valorado y orgulloso de pertenecer a una organización o empresa cuando su líder es una mujer que cuando es un hombre.

Estas diferencias desaparecen cuando se analiza el nivel de satisfacción con las compensaciones económicas, sin embargo, el 32,5% de los trabajadores con líderes mujeres asegura sentirse significativamente más feliz que quienes tienen líderes hombres (28,8%).

En cuanto al desenvolvimiento del equipo de trabajo, el 45% de los trabajadores con líderes mujeres manifiesta una mayor satisfacción con el nivel de colaboración de sus compañeros de trabajo, y el 31% con el nivel de creatividad logrado por sus equipos.

Para el Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales, es en la empatía y la aceptación asertiva -capacidad de expresar emociones positivas- donde se puede explicar que la satisfacción de los trabajadores y los mejores resultados en cuanto a equipo y organización aparezcan más relacionados al liderazgo femenino.

El estudio indica:

 

“Líderes con mayores niveles de empatía y aceptación asertiva tienden a dar más reconocimiento y valoración, y, expresan con más frecuencias elogios, lo cual aumenta los niveles de orgullo de los trabajadores”

“Por otra parte, los altos niveles de empatía favorecen que el líder clarifique las metas o brinde feedback cuando percibe que el trabajador no comprende un pedido. Estos factores favorecen el clima y la colaboración en el grupo de trabajo”, agrega.