En todo este tiempo, el Management nos ha ofrecido un repertorio amplio y diverso de enfoques, ensayos, proyectos y evidencias enfocadas en este tema que crece en criticidad: cómo hacer para que la escala de las operaciones actuales de una organización no atente contra la detección y generación de nuevas oportunidades de negocios, especialmente a la luz de la transformación digital que a todos nos cruza y ante la velocidad a la que hoy funcionan y cambian los mercados.

Es posible reproducir el fenómeno emprendedor y la cultura de startup dentro de una organización existente, aun cuando sus negocios actuales absorban gran parte de sus energías.
Un aprendizaje emergente cotiza en alza: es posible reproducir el fenómeno emprendedor y la cultura de startup dentro de una organización existente, aun cuando sus negocios actuales absorban gran parte de sus energías. Ello puede hacerse de diversas maneras, pero hay una con marcadas externalidades, la llamada innovación abierta. Se produce cuando una compañía acepta que mucho de lo que necesita para impulsar nuevas instancias de crecimiento viene de la innovación conjunta con actores, iniciativas y tecnologías externas a ella.

Ya sea con un intrapreneur al que se impulsa a desarrollar una oportunidad, o incubando iniciativas de emprendedores externos, el Management de la empresa existente se zambulle en un mundo que sacude muchas de sus premisas, urgencias y procesos. La co-creación de productos y servicios con exponentes del proceso emprendedor, ahora potenciados exponencialmente con la tutela de “hermanos mayores”, es la gran consigna, capaz de sacar a compañías de sus endogamias y llevarlas a funcionar como redes neuronales de creación de valor. En ese encuentro se maceran oportunidades y se reproduce la alquimia innovadora del capitalismo combinando la solidez de los grandes con la rapidez de los pequeños.

La co-creación de productos y servicios es capaz de sacar a compañías de sus endogamias y llevarlas a funcionar como redes neuronales de creación de valor.

En la Universidad Siglo 21 formamos profesionales con competencias para abordar el mundo emprendedor, en cualquiera de sus facetas. Y los impulsamos a través de múltiples instancias, proyectos a crear y capturar oportunidades dentro de una organización existente o en nuevas a crear. Pero también, como la Universidad de gestión privada más grande del país, abrimos nuestra organización de la mano de Incutex para conocer, seleccionar e impulsar iniciativas externas que nos permitan ampliar nuestra capacidad de innovación en una industria que crece en relevancia y amplitud como es la educación bajo el paradigma del “long life learning”.

Creemos con fuerte convicción que el futuro se construye. No hay determinismos ni proyecciones infalibles. Sabemos que los entornos y las macroeconomías nos condicionan, pero sabemos también que las personas, con sus talentos y competencias, reunidas en base a propósitos compartidos y ejerciendo la responsabilidad del liderazgo distribuido, vencen cualquier obstáculo y abren siempre capítulos de progreso para la humanidad. Redes neuronales entre organizaciones y startups escribirán muchos de ellos.

*Publicada en La Voz del Interior.