* Por Guillermina Sabbadin, Directora de la Lic. en Gestión en Recursos Humanos y de la Tecnicatura en Gestión del Clima Laboral en la Organización. 

Concepciones como trabajo y trabajador fueron cambiando a lo largo del tiempo al igual que las formas en las que el trabajo se materializa. ¿Cómo impacta la tecnología en la tarea de los RR.HH.?
Pensar en las dinámicas de trabajo de hoy no tiene similitudes con las concepciones del empleo hace décadas atrás. En la época de la revolución industrial -un proceso histórico que implicó grandes transformaciones sociales, económicas y tecnológicas no solo en Gran Bretaña sino en el resto del mundo- hablábamos de una administración de personal cuyo principal objetivo era lograr grandes volúmenes de producción, en jornadas de
trabajo extensas, con controles estrictos y jornadas rutinarias.

Si pensamos en la década del 60, profesionales de la Psicología y la Sociología ya comenzaban a inferir -tras numerosas investigaciones- que la productividad de las personas estaba directamente relacionada a la satisfacción de sus necesidades y su motivación. Se definió entonces que los trabajadores rendían mejor en su jornada laboral si sus condiciones de trabajo eran adecuadas y sus jornadas eran limitadas con la incorporación de un descanso. En este contexto, lo que funcionaba como el área de administración de personal comenzó a transformarse en un área de gestión de recursos humanos.

Tras décadas de cambios sociales, políticos, culturales, económicos y principalmente tecnológicos, pensar en el contexto actual de los trabajadores tiene implicancias completamente diferentes a las del pasado.

Con el advenimiento de la tecnología a los espacios del trabajo comenzaron a experimentarse nuevas posibilidades para las empresas: cambios en las formas de trabajar, conexión en red entre trabajadores remotos (de otras partes de la ciudad, país o mundo), procesos de recursos integrados, recursos humanos alineados y socios de la estrategia del negocio en cuestión.

Si pensamos en todas estas modificaciones, hoy podemos hablar de gestión del capital humano. Es decir, desde los recursos humanos transitamos hacia una búsqueda diferente de los próximos trabajadores que tiene que ver con la gestión del talento, donde las personas son seleccionadas por sus habilidades, capacidades y destrezas, y donde no necesariamente necesitan estar en el mismo espacio físico del establecimiento, sino que pueden estar en cualquier parte del mundo.

En este contexto digital, la búsqueda del talento implica establecer nuevos procesos de gestión de recursos humanos, con un aporte y una contribución más estratégica del área de RR.HH. a cada uno de los negocios de la empresa.

Además, con la llegada de los HRBP (Human Resources Business Partner) -los profesionales de los recursos humanos con elevado conocimiento del negocio, estrategias y objetivos de la empresa, al mismo tiempo que las políticas, procedimientos y metodologías de los RR.HH. de la organización- hoy se puede generar un aporte más estratégico, obteniendo un mayor foco sobre el negocio y con una percepción de los recursos humanos por parte de los ejecutivos y directivos que aporta mejoras concretas y genera mayor credibilidad.

Estas transformaciones permiten a las empresas desarrollar y alinear la estrategia de los RR.HH al negocio; ser un elemento de contacto entre los colaboradores internos y el área de recursos humanos; ayudar a la línea de mando a desarrollarse y gestionar sus propios equipos; desarrollar proyectos funcionales en forma transversal pensando en el negocio; y ser facilitador de reuniones en momentos difíciles, tratando de compartir soluciones.

¿Qué talentos buscan hoy los recursos humanos?

Tras una investigación realizada con profesionales de esta área, se puede detectar que las competencias más requeridas para el campo laboral son las habilidades comunicacionales, el liderazgo, la capacidad analítica, inteligencia emocional, capacidad de negociación, innovación, manejo de la tecnología y orientación al negocio, entre las principales pautas buscadas.

Más que nunca, los recursos humanos se transformaron hoy en la clave para acompañar a la empresa en su desarrollo integral, impulsando a que las cosas puedan suceder.

En este sentido, una cualidad fundamental que deben tener los profesionales de esta ciencia social es la empatía y el encanto por las personas, además de un gran acompañamiento e impulso al talento de la empresa y de todo su personal.