En la era digital y de superpoblación de contenidos, interpelar la atención del público es un desafío difícil. El storytelling es uno de los recursos más utilizados por la Publicidad, y en Campus Day la especialista Andrea Martínez Rojas contó de qué se trata.
Hoy lo virtual también es lo real. Desde que nos despertamos, nuestra realidad transcurre entre dispositivos electrónicos mediante los cuales interactuamos con el resto del mundo. Somos productores y consumidores de contenidos a tiempo completo: vivimos rodeados de historias y queremos contar las propias. Pero transmitir un mensaje que interpele no siempre es una tarea fácil.
Para Andrea Martínez Rojas, consultora en innovación, comunicación y storytelling, para contar algo es necesario transmitir un valor o una emoción. Una historia sin valores, difícilmente capte la atención de los demás.
“El tema de las historias es muy antiguo. El primer storytelling fue Aristóteles, que decía que la historia debe tener tres elementos: razón, emoción y credibilidad.

Y si se combinaban estas partes, se lograba la persuasión de los demás”, señaló la invitada en Campus Day de Siglo 21, donde además contó cómo llegó a la construcción de su propia historia personal.

Años atrás, a poco tiempo de rendir los últimos finales de Comunicación y Ciencias Políticas, Andrea empezó a sentir que ya no tenía motivaciones. Después de meses de incertidumbre y desconexión con el afuera, decidió buscar trabajo para volver a sentirse en movimiento. Fue así que encontró un puesto como secretaria del dueño de una compañía cordobesa: “Yo pensaba que me iba a recibir y conquistar el planeta, pero un año después estaba haciendo café, fotocopias y atendiendo un teléfono”.
Una tarde, su jefe le pidió que realice un trámite diferente a lo habitual: tenía que cargar un bidón de tres litros de orina y transportarlo en colectivo hacia otro lado. Andrea lo hizo, y en aquel momento sintió un clic interno: “Pasó algo en mí. Me di cuenta de que era una persona comprometida y eso era importante. No necesitaba recibirme o tener una maestría para saber qué tenía para aportar a una organización. Yo hacía digno el puesto con mi compromiso”.
Aquella historia funcionó como la semilla de una transformación personal. Después de este episodio, Andrea viajó a Estados Unidos para estudiar innovación, y en la entrevista con la universidad le solicitaron que mencione algún valor personal en el marco de una historia: “Yo conté la historia del pis. Mientras hablaba sentía que estaba desbarrancando, pero seguí hasta el final”. La joven fue inmediatamente recibida en la institución y desde entonces aquella anécdota sirvió como puntapié para inspirar a otras personas.

“Este es el poder de las historias: ver cómo a través de un relato se pueden contar valores, emociones, proyectos y a la vez comunicar”, dice Andrea Martínez hoy.

¿Qué es el storytelling?
Como su nombre lo indica (“cuentacuentos”, traducido al castellano), storytelling es el ejercicio de contar historias, un recurso muy utilizado en el rubro de la publicidad.
Hoy es común ver avisos publicitarios donde no sólo se vende un producto de forma lineal y directa, sino que se presenta una historia donde el espectador también se siente interpelado y motivado.
Como recurso narrativo, el storytelling intenta no llegar al público de manera evidente, sino mostrar cuál es el valor y el mensaje de la marca a través de un relato especial y persuasivo.

La emoción forma parte del contenido, ya que permite que los demás se involucren en la historia y se hagan parte de ella.

Lo que se genera entonces es un vínculo emocional, donde hay un mensaje que se hace carne en otras personas.
En el área de la publicidad, algunos de los beneficios de utilizar storytelling están asociados a la confianza que se transmite al contar una historia de este estilo, a la creatividad e innovación con la que se pueden contar las historias, y al formato adaptable que tiene este tipo de mensaje en la era digital, donde todo está por hacerse y cada día se reproducen las herramientas para seguir contando.

Para Andrea Martínez un factor importante a la hora de transmitir una historia es la credibilidad. “Y la base de la credibilidad es lo auténtico, la coherencia. Es el gran desafío que tenemos a la hora de comunicar, más que nada hoy que vivimos en un mundo digitalizado”, señala la experta.
Desde su experiencia, algunas claves para hacer un buen storytelling son: tener en cuenta que el contenido del mensaje es el factor crítico; saber que el tiempo y la atención de las personas son finitos; comprender que involucrar, comprometer y persuadir a la otra persona es importante a la hora de generar en “engagement”.

Ser creativos: el desafío de hoy
Las exigencias de la comunicación actual nos obligan a estar preparados para resolver los problemas de la manera más creativa y estratégica posible. A veces, además de la creatividad propia de cada persona, se necesita la formación y herramientas para pensar y entender la comunicación desde una perspectiva integral.

En Siglo 21, la Licenciatura en Publicidad prepara a sus estudiantes para enfrentar un mundo dinámico y en constante innovación, manejando herramientas de producción gráfica y audiovisual, entendiendo lenguajes y comportamientos sociales, y aprendiendo sobre plataformas innovadoras de comunicación y tendencias culturales.

Hoy todo se comunica, y para pensar, analizar y crear ideas con eficiencia, es necesaria la formación y preparación de los contadores de historias del mañana.