Tomás Bondone es el encargado de la curaduría en la muestra “Desde la Universidad al Museo”, una exposición que organiza Siglo 21, en el marco de su 25° aniversario, en conjunto con el Museo Provincial Emilio Caraffa. La muestra incluye más de 70 obras que forman parte de la colección de la Fundación Universidad Siglo 21 y se exponen, por primera vez fuera de su ámbito natural. El museo se convierte así, en un nodo de interacción para conectar los valores de la institución con la comunidad, promocionando el arte como una parte fundamental del patrimonio cultural la institución.

Debido a la crisis sanitaria por el COVID-19, la muestra será presentada a través de diversas actividades virtuales, activando sentidos y experiencias sensitivas, cognitivas y críticas para propiciar experiencias culturales transformadoras. A los fines de conocer el rol del curador y su tarea en esta exposición, conversamos con Tomás Bondone, especialista en el mundo de las artes visuales.

Cubrir tanto lo estético como teórico, son algunos de los principales alcances que reúne un especialista en este campo a la hora de darle vida a una exhibición de arte. “El curador tiene la posibilidad de dimensionar todo el eje conceptual que atraviesa a la propuesta; lo que implica la conservación, movimiento, catalogación, clasificación, diseño de montaje, es decir, el lenguaje expositivo propiamente dicho”, explica Tomás.

Formado en el ámbito de la investigación y docencia del dibujo, pintura e historia del arte, Bondone se observa a sí mismo alrededor de un perfil curatorio intermedio, en el sentido de saber involucrar lo visual con lo textual y conceptual. También entiende, más allá de las precisiones que exige su labor, que el arte es un factor preponderante en la formación académica de los estudiantes. Es por ello que resalta:

“Las artes visuales posibilitan una manera diferente de ver el mundo. El arte dentro de una currícula estimula la creatividad, plantea otras formas de entender y de comprender todo lo que nos rodea, que no es necesariamente racional”.

Convencido y apasionado por lo que hace, considera que las artes visuales son una herramienta fundamental para que este mundo sea “más bello, más dinámico”, y para que a través de ellas “nos planteemos preguntas y reflexiones”. “El arte nos induce a esa mirada mucho mas amplia, mas sutil, mas sensible”, insiste.

En el marco de la muestra que acordó Siglo 21 junto al Museo Emilio Caraffa, el artista destaca la posibilidad de expandir estas expresiones a todo tipo de espectadores, sin distinción alguna: “Poder ver en las salas de un museo público una colección de carácter privado con la idea de ampliar, de proyectar y de socializar ese capital artístico, me parece un hecho trascendente”, sostiene.

“Esta muestra es una forma de involucrar a los estudiantes, que participen, tomen conciencia y se sensibilicen con el rol del arte en la sociedad y en este caso, el rol de una colección de artes visuales dentro de una institución universitaria”, asegura.

La significación del “Desde dónde”

¿Desde dónde pensamos el arte? Esta pregunta constituye el puntapié desde el cual se ideó la curaduría expositiva de “Desde la Universidad al Museo”. La respuesta a la consigna se encuentra gracias a la diversidad de enfoques que plantea Tomás cuando trabaja sobre las obras. Historia del arte y del coleccionismo, la sociología y la antropología sirven de insumo para confeccionar su hoja de ruta artístico. La pluralidad en la recepción es otro de los ejes que valoriza Bondone, enfatizando en mensajes que contemplen a públicos diversos.

La colección plástica estará dividida en 4 módulos: Desde las Escenas, Desde las Representaciones, Desde los Papeles y Desde las Abstracciones. Respectivamente, el curador profundiza acerca de estos criterios: la primera refiere a las “distintas configuraciones y perspectivas desde los cuales los artistas producen una obra”; mientras que representación remite a las creaciones que se imaginan desde la figura humana; por su parte, los papeles cruzan lo técnico y conceptual sobre el soporte papel (dibujos, grabados, estampas); por último, la abstracción se basa en obras que expresan valores puros no figurativos ni naturalistas.

Las estrategias artísticas en tiempos de cuarentena

Bondone comenta algunas opciones interesantes para el consumo de capital artístico dentro del contexto de pandemia: “Con la virtualidad se puede hacer un análisis visual, una animación de la propia obra, descomponiendola, o sea, dividirla en partes para explicar técnicas, lenguajes y composiciones”. Otra alternativa, propone, es incorporar la voz del artista para que proyecte el cuadro con un registro fílmico ya que “son recursos muy potentes a la hora de sacarle partido a la obra y a lo que el artista quiere exponer”.

En relación al despliegue artístico bajo modalidades online, Tomás distingue que la tecnología utilizada como una herramienta con mucha creatividad, que implica la participación de equipos interdisciplinarios, puede convertirse en una excelente manera de transmitir los significados del arte.

“Yo creo que esto que está pasando es de alguna manera una oportunidad porque nos va a replantear muchísimo el trabajo y el patrimonio con el arte. A los curadores, a los investigadores, a los historiadores, a los museólogos, se nos va a plantear unas cuestiones para pensar, repensar y ver de qué manera trabajar con el patrimonio para llegar a mayor cantidad de gente”, concluye.


A través de acciones como “Desde la Universidad al Museo”, “Diversificarte” y plataformas como el Catálogo de Arte, Siglo 21 promueve la vinculación continua de la comunidad educativa hacia las expresiones culturales, las cuales cumplen una función clave en la formación académica. Tomás Bondone representa una de las voces que inspiran a los estudiantes a introducirse en el mundo de las manifestaciones sensibles.

 

 

Tomás Ezequiel Bondone, Curador de la Muestra y actual Director del Museo Nacional Estancia Jesuítica de Alta Gracia y Casa del Virrey Liniers.