Es Licenciada en Relaciones Públicas e Institucionales y tiene a cargo el Área de Comunicación, Movilización y Difusión de la Fundación Arcor. Confía en que la comunicación puede generar cambios sociales.

“Soy una apasionada de mi tarea, de mi profesión y sobretodo de trabajar en una Fundación, en la cual siento que estoy aportando a un cambio social, a construir capital social, y sobre todo, en una causa tan sensible como es la causa de la niñez”, afirma Vanina Triverio.

La decisión de estudiar Relaciones Públicas llegó -luego de pasar por Abogacía cuatro años- cuando se abrió la carrera en la Universidad Siglo 21. “Cuando surgió la posibilidad de estudiar Relaciones Públicas, de ver que se puede generar el cambio social, me motivó”, cuenta.  Por suerte, hace más de 20 años que todos los días lo puede ir desarrollando.

-¿Cómo es trabajar en una organización del tercer sector?

-En Fundación Arcor trabajamos para contribuir para que la educación sea una herramienta de igualdad de oportunidades para la infancia, y llevamos adelante la estrategia de inversión social de la empresa. Mi labor es diseñar e implementar las estrategias de difusión, movilización social y comunicación relativas a promover que los chicos tengan más y mejores oportunidades.

Así que es muy emocionante, muy estimulante y sobretodo muy desafiante. Siempre tratando de buscar ideas innovadoras para acercarnos a los distintos actores para sensibilizarlos, para movilizarlos todos teniendo como causa común la niñez.

-¿Qué te aportó la Universidad?

-Estudiar en la Universidad me aportó, no solamente conocimiento, conocer gente, vincularnos. También me dio la posibilidad de poder experimentar de poder aprender haciendo, de salir, de obtener mi título de grado con experiencia profesional. Eso fue, y siempre lo rescato, el mayor aporte de mis estudios de grado y por supuesto después cómo te facilita en tu vida profesional y te orienta al momento de pensar en formación de posgrado.

-¿Qué diferencias encontrás entre trabajar en el sector empresarial y una fundación?

Sin duda el campo empresarial es muy interesante por sí mismo pero como profesional es mucho más desafiante, mucho más motivante, mucho más estimulante, poder contribuir en algún cambio.

Siento que estoy haciendo un aporte a la comunidad profesional porque también me parece que es importante pensar cuando hablamos de relaciones institucionales o públicas y no solamente mirar el mundo empresarial,  si no los campos de acción.

Todo el sector social es un campo sumamente importante, porque a través de la comunicación, de vincularnos con distintos públicos podemos generar este cambio social.

-¿Fue difícil compatibilizar tu rol como mujer y trabajadora?

-Siendo mujer, creciendo profesionalmente no me resultó tan difícil, quizás el mayor desafío en el devenir de los años es poder compatibilizar los distintos roles que tenemos: el profesional y el rol como mamá.  La verdad es que he crecido profesionalmente y no encontré mayores obstáculos en ese sentido.

Creo que crecer profesionalmente y llegar a situaciones de poder o de empoderamiento de la mujer es un recorrido que todavía falta. Hemos avanzado mucho, si pensamos hace 20 años atrás, pero todavía falta mucho, por ejemplo, cómo compatibilizar la vida laboral con la vida personal.

Las mujeres quienes nos estamos desarrollando profesionalmente y quienes estamos trabajando activamente y podemos contribuir a que se tenga en cuenta esta perspectiva de género.

-¿Qué es lo que más valorás de tu profesión?

-Creo que desde mi profesión, desde mi cotidianeidad estoy aportando a generar un mundo mejor. La comunicación contribuye a generar cambios sociales y, sobre todo cuando uno lo hace con una causa social, es una manera de contribuir un poquito en generar algún tipo de cambio para que tengamos una sociedad mejor.